¿Quién era la "bruja" que posó en el debut de Black Sabbath?

Con motivo de la celebración del 50º aniversario 
ctv-ufb-file-4c11f4d5-5421-b50f-8208-43759d256948

Tiempo de lectura: 1’

Un 13 de febrero de 1970, debutaba una banda llamada, posiblemente sin saberlo, a asentar las bases del heavy metal: Black Sabbath. Aquel disco, de título homónimo, cumplió 50 años hace escasos días; y con motivo de su aniversario, hemos tenido la oportunidad de conocer con mayor detalle algunos de los entresijos de su producción. Una de los aspectos que más ha llamado la atención ha sido el proceso de elaboración de esa portada tan inquietante. Toda esta información nos ha llegado gracias a un artículo en profundidad que publicó la revista Rolling Stone.

ctv-ode-black-sabbath-cover

En ese sentido, hemos podido conocer las impresiones de la modelo que posó para la portada. Su nombre es Louisa Livingstone, y aparece en la portada caracterizada de bruja, espíritu... En fin, ponle tú el nombre. La cuestión es que da miedito. El diseñor y la fotografía corrió a cargo de Keith McMillan, quien aparece en los crédtios del disco, simplemente, como Keef.

Louisa Livingstone fue contratada, según se comenta el el artículo de Rolling Stone, porque medía poco más de metro y medio, y eso generaba el efecto visual de que todo el escenario pareciera más grande. McMillan recuerda que Livingstone realizó un trabajo magnífico: "Sabía perfectamente cuál era el rol que debía representar". Y no debió ser nada fácil, porque aquell día hacía mucho frío, y Livingstone no llevaba ropa debajo de la capa con la que aparece en la portada. Lo curioso es que Louisa no sabía quiénes eran para los que estaba posando. McMillan le comentó que era para una banda llamada Black Sabbath, pero por aquel entonces no tenía ni idea de quiénes eran. Por cierto, terminó por escuchar a Sabbath, pero no le entusiasmo. Por lo que comparte, Livingstone también se dedicó a la música, aunque su estilo es música electrónica ambienta. 

RockFM