La razón por la que Bruce Springsteen acabó tirando los masters de 'Born to Run' a una piscina

El Boss confesó el motivo por el que se deshizo de la versión definitiva de su disco en una entrevista de 2005
La razón por la que Bruce Springsteen acabó tirando los masters de 'Born to Run' a una piscina

Tiempo de lectura: 2’

En una entrevista de 2005 recientemente publicada en formato digital por la prestigiosa publicación Rolling Stone, Bruce Sprinsgteen reveló la razón por la que acabó tirando a una piscina los masters definitivos de su mítico disco 'Born To Run' tras escucharlo poco antes de su salida.

"Siempre he tenido una actitud algo ambivalente hacia... ¿a qué tenía miedo? Al cambio, no sé. Estaba en un momento en el que la música que hacías definía toda tu identidad y acababas muy metido en ella e invertías mucho. Parte de lo que hizo tan bueno el disco fue que fuimos hacia extremos en la estructura y lo compusimos y lo tocamos en una manera tan detallada que casi nos acabamos volviendo locos. Lo cierto es que no lo escuché durante casi 20 años y, hace poco, lo volví a oír -porque íbamos a remasterizarlo- y me quedé impresionado. Ha aguantado muy bien porque lo construimos y estructuramos como un tanque. Era indestructible y vino de una enorme cantidad de tiempo que pusimos en él, de una forma poco sana, casi obsesiva. Parte de los motivos (por los que tiré el máster a la piscina) fueron que tenía miedo de sacarlo y decir, sin más, 'este soy yo' por todas las razones por las que la gente tiene miedo de exponerse y salir ahí fuera: Esto es lo que soy, esto es todo lo que sé, esto es lo mejor de mí, hasta aquí llego ahora mismo".

Sin embargo, eso no fue todo lo que confesó Springsteen durante la charla. Justo después de explicar esto, el músico admitió que, en su momento, perdió la perspectiva sobre su trabajo en el mítico redondo.

"Perdí la habilidad para escucharlo con claridad, especialmente cerca del final de la producción. Después del largo periodo de tiempo que pasamos trabajando en él ya solo podía escuchar lo que estaba mal en las canciones o los que yo pensaba que eran sus puntos flacos. Cuando íbamos a escuchar el máster, fuimos a una tienda de equipos de música en los suburbios de Richmond, Virgina y le pedimos al encargado que reprodujera el disco en la tienda. El hombre se quejó bastante y finalmente nos dejó volver a la tienda y pusimos el disco en el reproductor en un aparato que estaba en el expositor. Entonces nos quedamos en medio de la tienda escuchándolo todo, intentando discernir qué pensábamos de ello. Lo que en realidad me pasaba es que no quería dejarlo ir y no quería admitir que eso era lo mejor que podía hacer, que había terminado el trabajo. No quería aceptar que nuestra fortuna iba a descansar en aquello, fuera lo que fuera, para bien o para mal. Era una gran responsabilidad en aquel momento, pusimos todos los recursos que teníamos en lo que habíamos grabado. Fue algo traumático. Eres joven, tienes 24 o 25 años y no tienes la estabilidad o la historia para poner las cosas en una perspectiva razonable. Aquel disco era todo lo que iba a salir. Sentí que no iba a sacar más discos después de aquel. Íbamos a tirarnos todos de un precipicio al día siguiente, al menos según lo sentía yo. Eso era todo lo que había".

RockFM