El reinado de Queen empezó a quebrarse después de este histórico directo

Aquel disco en directo no pudo estar a la altura de la situación del grupo
El reinado de Queen empezó a quebrarse después de este histórico directo

Tiempo de lectura: 3’

Queen dominó el mundo del rock en 1986 (bueno, excepto quizá en Estados Unidos), tras asegurarse el trono con su impresionante actuación en el Live Aid del año 85. El grupo no paró ni un segundo y siguieron con el lanzamiento de su duodécimo álbum de estudio 'A Kind of Magic', que vendió 100.000 copias en su primera semana y vendería seis millones más en el futuro.

Lo siguiente que hicieron fue la gira 'Magic Tour', que se compuso de 26 gloriosas fechas por Europa, y que incluía un regreso triunfal al estadio londinense de Wembley y una espectacular aparición ante 120.000 fans en el parque inglés de Knebworth para cerrar el viaje. También incluyó el mayor espectáculo jamás realizado por una banda occidental en la Europa del Este comunista, cuando llevaron una extravagancia de 13 camiones para tocar ante 80.000 personas en Budapest (Hungría).

Después de aquello, al grupo le parecía una buena idea publicar un disco de la gira. Pero, de hecho, 'Live Magic' – que se lanzó el 1 de diciembre de 1986, aunque no apareció en Estados Unidos hasta una década después – resultó ser una de las primeras grietas de su corona, y pasó a ser conocido como uno de los lanzamientos en directo más decepcionantes de todos los tiempos.

El principal problema de 'Live Magic' es que intenta contraer la experiencia de una gira completa de Queen en un solo disco. La idea de presentar grabaciones de múltiples lugares es buena, y también lo es – hasta cierto punto – el concepto de proporcionar una prueba rápida de las habilidades de la banda, quizá dirigida a los nuevos fans.

Pero no es así. Con una duración de 49 minutos y 19 segundos, gran parte de la extravagancia de la banda se ve completamente enterrada. Es difícil imaginar "Bohemian Rhapsody" sin la sección de ópera. "We Will Rock You" pierde 30 segundos, y por su parte "We Are the Champions" es despojada de 60 segundos, y una estrofa y el estribillo de "Tie Your Mother Down" está editados. No todos los temas de la lista de canciones se incluyen, y las que lo hacen no están en el orden original. El remate es que una mejor edición –como la eliminación de largas secuencias de nada más que aplausos del público – habría dejado espacio para al menos algunos de esos pasajes musicales que tanto se extrañan en el disco.





A ver, ¿en qué estaban pensando? Es posible que haya una pista en una entrevista de Freddie Mercury que tuvo lugar a mitad de la gira, cuando se le pidió una vez más que hablara de la frágil existencia de la banda. "Es tratar de mantener la banda en marcha cuando todo el mundo dice que se está rompiendo", reflexionó. "Todos estábamos desanimados y queríamos hacer cosas diferentes, y cuando tienes eso en la sangre... La más mínima cosa que sucede, simplemente dices 'Bien, ya está'. Solo necesitas la más mínima excusa para romper la banda".

Cuando se le preguntó por qué tipo de cosas se peleaban los miembros, Mercury respondió: "Muchas veces [es] por cómo se muestra cada músico en un álbum. ... Así que, si yo tuviera más canciones que otro, eso lo convertiría en un músico menos importante, ¿entiendes lo que quiero decir? Siempre he tratado de ser muy diplomático, así que simplemente digo que no importa lo que sea, desde ahora todos tenemos las mismas canciones". Y añadió: "En este momento, creo que es la única manera de que Queen sobreviva".





La tragedia se hace aún más retorcida cuando se mira en retrospectiva. 'Magic Tour' fue la última gira de Queen con Mercury: Descubrió que era seropositivo después del viaje, pero antes de la publicación del álbum en directo. Al año siguiente se le diagnosticó el SIDA. Cuando Mercury reveló más tarde su estado a sus compañeros de banda, tomaron la decisión de permanecer fuera de la carretera y centrarse únicamente en el trabajo de estudio.

Pocos álbumes en directo pueden soportar esa carga emocional, y 'Live Magic' no estaba a la altura del reto. Pero si hay que romper una lanza en favor del grupo en este sentido, Queen lanzó el doble disco 'Live at Wembley '86' el año después de la muerte de Mercury. Con una duración de 110 minutos y que hizo mucha más justicia al legado de uno de los mejores grupos de rock en directo. También lo hizo 'Hungarian Rhapsody', el espectáculo de Budapest, que salió a la venta en 2012.





RockFM