Richard Fortus el motivo por el que ser guitarrista en Guns N' Roses es realmente difícil

El guitarrista de Guns N' Roses explica por qué no todo el mundo puede ocupar su puesto
Richard Fortus el motivo por el que ser guitarrista en Guns N' Roses es realmente difícil

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista con el podcast The Radical With Nick Terzo, el guitarrista de Guns N' Roses, Richard Fortus, ha hablado de los motivos por los que ser guitarrista en la banda califoniana ha sido realmente difícil desde que entró al conjunto de Axl Rose a finales de 2001.

"Me encanta Robin Finck, me gustaba mucho como tocaba y trabajar con él. El bajista Tommy Stinson es como mi hermano. Todos nos llevamos genial a día de hoy. Después vino Buckethead, que, para ser sinceros, iba bastante a su bola. Sin embargo, era un tipo muy musical y tocar con él resultaba algo muy emocionante. Tiene muchísimo talento, aunque pueda ser difícil trabajar con él. Al final, como te digo, disfruté de la experiencia de estar en el mismo grupo que él".

"Sin embargo, es muy difícil conseguir que tres guitarristas funcionen bien juntos. En ese sentido, Buckethead hizo un buen trabajo, porque entendía la dinámica y sabía hacer que las piezas del puzle encajaran juntas. Todo tiene su lugar", explica Fortus.

"Cuando Buckethead se marchó y llegó Ron Thal (Bumblefoot), la dinámica cambió, porque Ron estaba acostumbrado a ir por su lado con su propia banda, así que no entendía cómo funcionaba aquello o más bien, cómo hacer que funcionara. Fue un momento muy difícil en aquel entonces".

Entonces, Fortus fue preguntado sobre si Axl Rose era "el director musical definitivo" o "el líder de la banda" durante la primera etapa de Richard en Guns N' Roses, momento en el que el conjunto estaba sufriendo una gran cantidad de cambios en su formación y en el que, además, estaban estancados en la factura de 'Chinese Democracy'.

"Mucho de aquello por lo que preguntas lo era Tommy. De alguna forma, le habían obligado a ejercer ese papel. Axl, por otro lado, era como el árbitro final".

Slash y Duff son diferentes

Sin embargo, en 2015, Slash y Duff McKagan volvieron a Guns N' Roses, lo cual supuso un cambio más. Este último, según Fortus, no fue tan traumático como los anteriores.

"No fue incómodo de niguna manera", explica. "Tienes cuidado al principio, porque no quieres pisar a nadie, todo el mundo intenta ser sensible con los demás. Duff y yo ya habíamos trabajado juntos antes y éramos amigos. Todo acabó encajando rápidamente y de forma natural. Creo que tenemos muchas cosas en común en lo que se refiere a nuestro fondo musical, sobre todo en lo que respecta a de dónde venimos, lo que crecimos escuchando y cómo han evolucionado nuestros intereses musicales. Nos encanta la música antigua, el punk rock y, además, somos fans ávidos de The Rolling Stones. Por otro lado, en lo que a Slash se refiere, acabamos entendiéndonos de forma natural y sin ninguna dificultad".

Eso sí, se nota que la complicidad entre Duff y Fortus va más allá del escenario, puesto que el guitarrista ha llegado a calificarle como "una de sus personas favoritas", además de afirmar que "simplemente es un buen tío, con el que me encanta estar y hablar. Es muy inteligente".

"Estoy en una especie de situación de ensueño en la que estoy tocando con gente que se lo toman tan en serio como yo y tienen el mismo compromiso y dedicación. Eso es algo raro y de lo que es un privilegio formar parte".

Por otro lado, Fortus también ha admitido que, si bien a él no le costó encajar con los "nuevos" miembros de la banda, esto no fue igual para el batería Frank Ferrer.

"Creo que fue la parte más difícil cuando ellos regresaron a la banda. Para Duff... bueno, para ambos, fue difícil adaptarse a Frank e intentar que él se adaptara a ellos. No fue tan natural. Sin embargo, al final también funcionó bien".

RockFM