Rick Allen (Def Leppard) votado como "El Mejor Batería de Rock del Mundo"

El batería de Def Leppard se impone a mitos como Dave Grohl (Nirvana) o Phil Rudd (AC/DC)
Rick Allen (Def Leppard) votado como "El Mejor Batería de Rock del Mundo"

Tiempo de lectura: 2’

Tal y como indica Blabbermouth.net, Rick Allen (Def Leppard) ha sido votado como "Mejor Batería de Rock del Mundo" por los lectores de la revista Music Radar.

Curiosamente, han sido baterías contemporáneos los que han quedado en lo más alto de la lista, si no contamos a Allen, que ha quedado primero. Sin embargo, tampoco faltan leyendas del rock en este top, aunque en puestos más bajos. En segundo lugar, está Jon Larsen (Volveat), en el tercero, Ashton Irwin (5 Secords of Summer), en el cuarto Scott Phillips (Alter Bridge), en el quinto, Simon Phillips (músico de sesión), en el sexto, Roger Taylor (Queen), en el séptimo, Tommy Lee (Mötley Crüe), en el octavo, Travis Barker (Blink-182), en el noveno, Dave Grohl (Nirvana) y, por último, en el décimo, Phil Rudd (AC/DC).

Justo en este mes, se cumplen 36 años del momento que le cambió la vida a Allen, cuando perdió un brazo tras sufrir un grave accidente de coche en Inglaterra. Allen tuvo que aprender a tocar la batería de nuevo, siendo ayudado a construir un nuevo kit que le permitiera tocar superando su nueva limitación física. Durante todo este proceso de recuperación, los miembros de Def Leppard siguieron apoyando al batería, que nunca se rindió con la música tras un accidente que habría acabado con la carrera de casi cualquier otra persona.

Sobre este evento, Allen habló en una reciente entrevista con Modern Drummer: "Recuerdo llegar al hospital y darme cuenta de lo que me había pasado después del accidente y, honestamente, quería desaparecer. No quería hacer esto más. Después, comencé a recibir cartas de gente de todo el mundo, mucha gente me estaba apoyando, desde mi familia, pasando por los chicos de la banda, hasta gente de todas partes del globo. Y no sé que pasó, pero descubrí el poder del espíritu humano y dije, '¿Sabes qué? Puedo hacerlo'. Fue algo colectivo. Todos esos ánimos que me dieron los demás se manifestaron en mis ganas de triunfar. De ahí vino todo"

"La banda me dejó la decisión a mí sobre si quería continuar o no, y me también me dejaron tiempo para crecer y para desarrollar, en realidad, un estilo totalmente nuevo tocando. Eso es todo lo que necesitaba, tiempo. Necesitaba ese periodo para recuperar mi confianza y darme cuenta de que podía hacerlo. Nadie me dijo, 'Tienes que tomar la decisión ya mismo'. Creo que eso fue lo más importante, me dejaron encontrarme a mí mismo".

Después de visitar un hospital de veteranos en 2006, Allen comenzó a dedicarse a ayudar a antiguos soldados que sufrían de estrés post-traumático, como resultado de sufrir heridas similares a las que él pasó.

RockFM