Rob Halford y el recuerdo más especial a Lemmy (Motörhead): “Era el epítome de la gran virtud del rock”

El cantante de Judas Priest recuerda a Lemmy seis años después de su muerte
Rob Halford y el recuerdo más especial a Lemmy (Motörhead): “Era el epítome de la gran virtud del rock”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Revolver (vía Blabbermouth.net), el vocalista de Judas Priest, Rob Halford, ha recordado al legendario frontman de Motörhead, Lemmy Kilmister, después de cumplirse seis años de su muerte.

“A nivel de amistad, siempre me sentí algo intimidado por Lemmy, porque era -y sigue siendo- un personaje emblemático. Cuando hablas con cualquier persona sobre Lemmy, tienes una imagen mental en tu cabeza del tipo con las botas de cowvoy, los pantalones vaqueros, el cinturón de balas, la chaqueta de cuello y el bigote. Sus características físicas estaban realmente pronunciadas y tenías todo eso envuelto en su personalidad”.

Sin embargo, más allá de su evidente legado musical y de su físico, Halford destacó otra característica de Lemmy, su actitud: “Debería haber un libro de citas de Lemmy, porque nunca se contenía. Eso es lo que me gustaba de él. Era el epítome de la gran virtud del rock and roll, que no es solo la música, sino decir lo que piensas. Siempre tenía una opinión sobre cualquier asunto en la vida, que nunca dejaba de ser al estilo de Lemmy. Tenía una forma única de ver el mundo porque era un hombre muy inteligente. Era un enamorado de los libros y le encantaba la historia bélica y el coleccionismo”.

Como puede que ya sepas, algunos de los grandes amigos de Lemmy recibieron balas con sus cenizas. Uno de ellos fue Rob Halford, que explicó, hace unos meses, lo siguiente sobre este particular "regalo".

“Cuando Lemmy murió, tuve la bonita oportunidad de hablar en su funeral. Nos juntamos varias personas, músicos de todo el mundo, en Hollywood y hablamos sobre Lemmy y sobre su vida y de todas las cosas que nos dejó. Y después, no hace demasiado, recibí algo en el mail de su gente, de su oficiana, su mánager y todo el mundo todavía trabajan sin descanso para mantener su nombre con nosotros, lo cual siempre hará. Me mandaron una bala con parte de las cenizas de Lemmy dentro de ella”.

Menuda locura. Es la clase de cosa que a Lemmy le hubiera gustado hacer. Como interpretes lo que acabo de decir es cosa tuya. Pero que hubiera pensado en mí, que me llevara dentro de este pequeño círculo de amigos que tienen un poquito de las cenizas de Lemmy... nos la ponemos al cuello, de forma que esté cerca de nuestro corazón de la forma más sincera posible, que es increíblemente potente. Usar un objeto así para llevar sus restos es muy de Lemmy, es provocativo, te hace pensar y te hace hablar. Pero, en lo que se refiere a tener una parte de Lemmy, físicamente, conmigo, en mi casa, es algo mágico”.


RockFM