Rob Halford todavía “quiere beber, fumar y tomar drogas”

El vocalista de Judas Priest habla sobre su batalla contra las adicciones 
ctv-im9-rob-halford

Tiempo de lectura: 2’

La vida de las estrellas del rock puede resultar muy complicada a veces. Demasiados días lejos de tu familia, despertar en ciudades que ni siquiera conoces cada día y, por supuesto, el desenfreno. Las malas compañías, la fiesta excesiva y el consumo de sustancias pueden acabar convirtiéndose en un verdadero problema tanto para un mito de la música como para cualquier persona de a pie. Superar esta batalla no es fácil en absoluto, se convierte en una lucha con la que hay que lidiar durante toda la vida. 

No han sido pocos los que han recaído y han vuelto a buscar ayuda, como es el caso de James Hetfield (Metallica), con el abuso del alcohol o de otras sustancias. Sin embargo, Hetfield no es el único gran mito del rock que ha tenido problemas con las drogas. Otro de los casos más destacados es el de Rob Halford, cantante de Judas Priest, que entró en rehabilitación en 1986 tras perder el control de su vida por culpa del abuso del alcohol y la cocaína. Previamente, el cantante afirmó que, si no hubiera alejado esas sustancias de su vida, ahora estaría muerto. En declaraciones recientes, el cantante ha explicado lo dura que es su batalla contra las adicciones incluso a día de hoy:

Desearía poder tomarme una copa, me encantaría poder fumarme un cigarro o meterme una raya. Me encantaría poder hacer eso, pero no puedo. Ya lo he hecho. Lo hice en su momento y estuvo a punto de matarme. Me gustaría poder hacerlo porque, cuanto estoy con amigos y están pasándolo bien siempre hay un pequeño diablo en tu hombro diciendo: 'Solo será un chupito, tómate un chupito de Jack Daniels'”, contó el cantante. “Para aquellos que estamos en recuperación esa es nuestra mayor tentación, notar ese pequeño diablo en tu hombro o el mono en tu espalda. Cuando estás limpio y sobrio, para un músico, particularmente en mi viaje, es el mejor regalo que puedes recibir. Eso es lo que fue, un regalo. No puedo hacer esto yo solo. Siempre hay alguien ayudándome. Es emocionante poder compartir la música estando en este punto”

Le deseamos lo mejor a Halford y a todos los que han pasado por algo similar. Buscar ayuda y conseguirla puede abrir las puertas a una vida nueva y mejor. 

RockFM