Robert Trujillo (Metallica) se graba tocando el bajo mientras “discute” con su mujer: “Me cortas el rollo"

La inspiración llega cuando llega, y eso le ha costado una bronca a Robert Trujillo
Robert Trujillo (Metallica) se graba tocando el bajo mientras “discute” con su mujer: “Me cortas el rollo"

Tiempo de lectura: 3’

¿A quién no le ha pasado eso de tener que irse a una cita importante y que, de repente le llegue la inspiración? A Robert Trujillo, bajista de Metallica, le encanta tocar. Le gusta tanto, de hecho, que lo hace en los momentos más inoportunos. En el último vídeo que ha publicado en su cuenta de Instagram, podemos ver cómo su pasión le ha costado una “bronca” de su mujer.

Tengo a una lunática detrás, diciéndome todo tipo de cosas feas, molestándome mientras intentó dar con grooves”, dice Trujillo en el vídeo, mientras toca el bajo.

Su esposa, Chloe Trujillo, aparece en el fondo, regañándole. “Prepárate para irnos”, le dice, mientras Robert no para de tocar. Y es que parece que el músico tiene una cita médica: “Tu doctor está ahí, es el momento de irnos”.

Me está cortando el rollo”, dice, en tono de broma, el bajista de Metallica.

“¿Qué dices sobre cortar el rollo?”, contesta Chloe. “Tú me cortaste el rollo antes”.

Trujillo, pese a todo, no deja de tocar el bajo. Eso sí, pese a esta pequeña “discusión”, se nota que ambos tienen una relación de lo más divertida. ¡Aunque es normal que ella se ponga nerviosa si Rob no para de tocar cuando tienen que irse!.



La historia de amor entre Rober y Choloe

El pasado mes de junio, Chloe Trujillo contó la historia de cómo conoció y se acabó enamorando del bajista de Metallica.

“Él tocaba en Suicidal Tendencies. Nos conocimos en los '90. Yo aún estaba en el instituto. Es divertido, porque siempre fue una parte de la escena del punk rock y del metal, al menos desde que tenía 12 o 13 años, e iba a un montón de conciertos”.

“Nos conocimos cuando aún vivía en París y me hice muy amiga de un chico que era mayor que yo, seguimos siendo amigos a día de hoy. Para mí, él era como un hermano mayor. Y resulta que él se llevaba muy bien con los chicos de Suicidal, que además tocaban mucho en París. Me hice realmente amiga de Rocky George y Mike Clark. Esto era antes de que hubiera móviles. Me llamaban cada vez que venían a la ciudad. Y Robert siempre estaba allí. Es gracioso, porque yo me llevaba con los otros dos. Robert estaba allí, pero nunca me paré a hablar con él salvo de cosas aleatorias, no pasábamos mucho tiempo juntos”.

“Viví en Nueva York durante dos años, donde hice teatro musical y cosas de cabaret. Después, me mudé a Los Ángeles. No había vuelto a hablar con Robert durante todo aquel tiempo, porque Ozzy Osbourne (ndr: Trujillo fue bajista del Príncipe de la Oscuridad antes de entrar a Metallica) casi no tocaba en París. Solo le había visto una vez, cuando tocaron en Donnington en algún punto de los '90, aunque no recuerdo cuándo. Desde entonces, no le había visto”.

El caso es que no pensé en él hasta que mi amigo, el que es como mi hermano, me llamó y me dijo: 'Hey, le he dicho a Robert que ahora vives en Los Ángeles. Quiere que le llames'. Y yo me quedé como: 'Okey, vale'. Y es gracioso, porque le dejé un mensaje de voz y no volví a saber nada de él. Y entonces mi amigo me llama y me dice: 'Robert me ha llamado, estaba en Tahití haciendo surf. Ha borrado tu mensaje sin querer. Quiere que le llames de nuevo'. Pensé que me estaban vacilando, pero le volví a llamar. Y ahí fue cuando volvimos a vernos”.

“Es gracioso, porque le digo esto mismo ahora y lo odia, pero en aquel momento había salido de relaciones que habían sido horribles”, añade Chole. “Y no quería meterme en nada más, quería centrarme en mi carrera. Así que cuando Robert me pidió una cita, como le conocía de antes, no quería hacerle año. Le dije que vale, pero por dentro pensaba: 'Mierda, ¿qué está pasando?. Quería centrarme en mi carrera, no caer en una trampa. No quería eso en mi vida”.

No fue amor a primera vista

Cuando Chloe Trujillo fue preguntada sobre si Robert le atraía la primera vez que le vio, afirmó lo siguiente:

“En realidad no. Siempre pensé que era mono, pero nunca pensé en él como... No fue como si le hubiera visto y me hubiera enamorado, nada más lejos de la realidad. Así que cuando me pidió una cita le dije que sí para no herir sus sentimientos”.

“Incluso al día siguiente, después de haberle visto, me llamó al teléfono. No se lo cogí porque era como: '¿Pero ahora qué quiere? Si le vi ayer'. Y luego escuché el mensaje y era súper mono: 'Mis amigos y yo vamos a ir a ver una película, por si quieres venirte'. Así que le llamé y le dije que sí, porque era un puñado de amigos, no otra cita. Y no sé cuándo cambiaron las cosas, porque pasó de forma muy natural”.


RockFM