La Sala Caracol pide disculpas tras albergar dos conciertos de bandas de metal de extrema derecha

La organización de la sala afirma que fue engañada y que los conciertos se vendieron como “un evento privado”
ctv-ip9-sara-caracol

Tiempo de lectura: 3’

El pasado sábado, 7 de diciembre, la Sala Caracol albergó los conciertos de dos bandas de metal de extrema derecha que han causado una gran cantidad de críticas así como de cancelaciones de grupos que pensaban actuar en ella en un futuro próximo. Los conciertos en cuestión fueron los de las bandas Brigada Totenkopf e Iberian Wolves. Tras la polémica generada, la sala ha publicado un comunicado oficial en el que explican la situación:

“Queremos dejar claro que en ningún momento, previo a la apertura de puertas del concierto realizado el pasado sábado 7 de diciembre, se nos indicó su naturaleza fascista. En redes sociales se nos está difamando, haciendo creer que el cartel de dicho evento era público o que cierto personal anti-fascista tuvo reuniones previas con nosotros para alterarnos; estas imágenes promocionales, creadas a espaldas nuestras, fueron distribuidas por perfiles privados a los cuales nosotros no tenemos acceso y por ende, el uso de nuestro logo fue apropiado sin nuestro consentimiento. 

Recalcamos, como evidencian los correos intercambiados con dicha organización, que se les solicitó el cartel en varias ocasiones y que siempre insistieron en que era privado y que por ello no habría ningún diseño que anunciara a los participantes. Nosotros siempre publicamos nuestros eventos en colaboración con los promotores y ésta vez se nos indicó que no era necesario. Ésto nos servirá, tanto a nosotros como al resto de salas, a estar más alterta de modus operandi de estos supuestos eventos privados. 

Es de mentes retorcidas creer que una sala con 27 años de experiencia y más de 6000 eventos realizados tenga la necesidad de apoyar el odio. Nuestra casa es un lugar de encuentro, de diversidad, expresión y buen rollo... algo que no se crea con dinero. Con más de una docena de conciertos mensuales, nunca esperamos que uno de ellos proviniera de una agrupación totalmente ajena a nuestra ideología de vida. Seguimos consternados y volvemos a pedir nuestras más sinceras disculpas... pero es necesario que comprendáis que fue una situación violenta en la que nos vimos desamparados ante ese público que ya estaba presente dentro del local. La policía, quiénes nos alertaron de dicho encuentro, no pudieron asegurar la integridad física de nuesto personal en caso de cancelación, ya que nos comunicaron que su responsabilidad se limitaba a lo que ocurre en la calle: la tensión psiclógica que sufrieron nuestras tres camareras y el encargado de seguridad fue muy desagradable. 

Hacemos público que la recaudación íntegra del desafortunado evento la donaremos a la Fundación Pequeño Deseo; también haremos una indemnización a nuestros compañeros de Guacamayo Tropical por las pérdidas ocasionadas... ellos también sufrieron las consecuencias del desafortunado incidente al tener que suspender la fiesta posterior que tenían programada en nuestro espacio. 

Como cualquiera puede entender y deducir, los únicos engañados y perjudicados somos nosotros. Basta ya de conjeturas, criminalizar y hacer leña del arbol caído... ¿quién nunca ha sido engañado? 

Ésta es la realidad de lo sucedido y dejamos en manos de nuestros abogados el poder detener a éstos individuos. Gracias a todos nuestros clientes y colaboradores por las muestras de apoyo en estos momentos tan duros”. 

 

Aún con todo, Valira, banda liderada por Juan Zanza, quien también es guitarrista de La Raíz, ha decidido cancelar su concierto del próximo viernes en la Sala Caracol y lo ha transladado a la sala Cool Stage de Madrid, donde se abrirán las puertas a las 20:00h y el concierto tendrá lugar a las 21:15h. 

 

 

 

RockFM