Sale a la luz la verdad detrás de la espantosa interpretación de "Jump" por parte de Van Halen en 2007

El técnico de guitarras de Eddie Van Halen explica qué fue lo que ocurrió para que la canción sonara fuera de tono
Sale a la luz la verdad detrás de la espantosa interpretación de "Jump" por parte de Van Halen en 2007

Tiempo de lectura: 3’

Por muchos es conocida la terrible interpretación que los miembros de Van Halen hicieron de su clásico "Jump" en algún momento de 2007. El clip, que circula por la red, de Eddie tocando el tema completamente fuera de tono es tan infame como célebre y supone uno de los enigmas más cuestionados de las últimas décadas en el mundo del rock. ¿Cómo un guitarrista de su calibre, con años y años de experiencia a sus espaldas, acabó tocando el tema entero desafinando casi cada nota?

El show, que tuvo lugar en la localidad de Greensboro, Carolina del Norte, fue una de las únicas ocasiones en la que vimos a la leyenda meter, de verdad, la pata sobre el escenario, casi al nivel de una actuación de niños de instituto que tocan delante de gente por primera vez y, de los nervios, no se afinan bien. Durante años, se ha echado la culpa a la pista pregrabada del sonido de los emblemáticos teclados del tema, ¿estaba algo acelerada y, por eso, Eddie sonaba desafinado?

Solo una persona conocía la verdadera historia de este desafortunado evento, el técnico de guitarras de Van Halen, Tom Weber, que, ahora, ha desvelado toda la verdad en una nueva entrevista con el podcast de Jeremy White y Mitch Lafon.

"No tuvo nada que ver con los teclados", afirma. "A Ed le encantaba hacer ruidos con la guitarra, todos los sabemos, cualquier sonido podría salir de su guitarra. Así que, en cierto momento, la cogió y estrelló el clavijero del mástil contra el escenario varias veces. Mi trabajo es el de estar listo para él y tener otra guitarra preparada, lo cual ya tenía listo".

Sin embargo, Eddie Van Halen pecó de orgulloso y, cuando Weber le indicó que tenía otra guitarra lista, el legendario hacha le hizo un aspaviento y se puso a afinar, por su cuenta, la que ya había usado. ¿Cuál fue el problema? Que, según el técnico, la afinación era "pasable" pero no perfecta. Eso provocó que el hijo de Eddie, Wolfgang Van Halen, que, en aquel momento, tocaba el bajo en la banda, cambiara la afinación de su instrumento para que coincidiera con la del guitarrista. "Así que están afinados, tienes la guitarra y el bajo afinados", explica el roadie.

El plan les salió bien durante lo que quedaba del set. Sin embargo, antes de tocar "Jump", la banda solía bajarse del escenario y volver para los bises. Aquella noche no fue así, y Ed, David Lee Roth y compañía decidieron seguir, sin descanso, hasta el final. ¿El problema? Que esta vez, Van Halen necesitaba, con urgencia, una guitarra afinada a la perfección.

"Así que ahora tenemos a Wolfgang con su bajo y a Ed con su guitarra desafinados, tocando una canción cuyo teclado sí que lo está"; recuerda. "Ed no tenía los teclados en su mix del monitor (ndr: la señal que el músico recibe de lo que está sonando, de forma que pueda escucharse a sí mismo y a sus compañeros) así que no se dio cuenta de que estaba fuera de tono. Ahí sucedió todo".

Por supuesto, un tipo como Ed no iba a dejar pasar algo que le dejara en tan mal lugar. Aunque, en un principio, nadie le dijo nada, el clip comenzó a circular en la red y el guitarrista montó en cólera.

"Me llamaron al vestuario, que estaba lleno de gente y me dijo: 'Me diste una guitarra desafinada'. Y yo le dije que no: 'Si recuerdas bien, golpeaste el clavijero contra el suelo del escenario, varias veces, aquella noche y, después, no saliste del escenario para coger otra guitarra al final del show, en los bises'".

¿Y qué es lo que pasa cuando le llevas la contraria a tu jefe? Sí, en el rock también, al igual que en el resto de trabajos del mundo, tu jefe se empeña en quitarte la razón y se enfada más aún. Van Halen afirmó que el truco del clavijero "no hubiera cambiado nada" en la afinación y "procedió a estampar su guitarra en el suelo del vestuario", tal y como indica Weber. "Todo esto pasó en un vestuario lleno de gente pero, cuando volvió a levantar el instrumento, estaba completamente desafinado. Le dije: 'Solo te lo comento' y nunca más volví a oír hablar del tema".

Tom Weber, ahora, pide ayuda para poder salvar su casa, la cual está a punto de perder a causa de la situación sanitaria, que no le permite trabajar ni generar ningún ingreso.

RockFM