Sammy Hagar explica cómo descubrió que Eddie Van Halen se moría: “Me rompió el corazón”

El que fuera vocalista de Van Halen consiguió volver a conectar con su amigo una última vez antes de su muerte
Sammy Hagar explica cómo descubrió que Eddie Van Halen se moría: “Me rompió el corazón”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista para el programa New & Approved (transcrito por Blabbermouth.net), el que fuera vocalista de Van Halen, Sammy Hagar, se ha sincerado sobre cómo descubrió que Eddie se estaba muriendo aunque. Por suerte, ambos consiguieron reavivar su amistad antes de la partida del guitarrista.

Curiosamente, la llave de su reconciliación la tuvo otro conocido showman, el cómico George López.

“Fue simplemente increíble”, recuerda Hagar. “Había intentando contactar con Eddie por su cumpleaños hacía un par de años, y también con él y con su hermano, Alex Van Halen, en Año Nuevo. Le dije: 'Feliz año nuevo chicos, espero que estéis felices y que tengáis un buen año'. Estaba intentando que fuéramos amigos, no quería unirme a la banda, no quería reunir a nadie”.

“Probablemente, todo el mundo se lo tomó así. 'Oh, si, quiere que la banda se una de nuevo'. Esa no era mi intención. Por más que me gustase la banda... Si hoy me dijeran que puedo dar un último show con Eddie, Alex y Michael Anthony, solo uno más, no lo dudaría. No va a ocurrir. Pero, obviamente, en aquel momento, no buscaba volver a la banda. Me gusta lo que estoy haciendo, soy feliz”.

“Creo que hice eso de llamarles un par de años seguidos”, continúa Sammy. “Y, un día, finalmente, Eddie respondió y me dio las gracias por Instagram. 'Hola, muchas gracias. Estoy genial', me dijo. 'Y feliz Año Nuevo también para ti'. Eso fue agradable”.

“Sin embargo, después llamé a Alex, me enteré de que Eddie estaba enfermo. Ya sabía que tenía algo, pero empecé a escuchar cosas muy malas. Por eso intenté hablar con Alex, pero no me contestó. También hablé con Matt, su mano derecha. Nada. Incluso llamé al mánager de Van Halen, Irving Azoff y me dijo que le llamase. Yo le contesté: 'No quiero molestar a Eddie. No quiero hablar con él y que me diga: “Que te follen, gilipollas”. No quiero pasar por eso de nuevo'”.

“Quería hablar con alguien primero y ver cómo estaba y si podía llamarle. Nadie me contestó, nadie me decía nada. Nadie me respondía a los e-mails ni a mis mensajes. Así que, un día, George López me llama, él también era muy amigo de Eddie, y me dice: 'Sam, tienes que llamarle' y bla, bla, bla. El caso es que le dije que ya había intentando hablar con él y me contestó: 'Aquí tienes su número, acabo de charlar con él. Te quiere, tío. Te quiere'”.

“Así que le llamo y me responde: '¿Por qué has tardado tanto?'. Y le digo: 'Bueno, llamé a Al. También llamé a este tío y también a aquel'. Él me contestó: 'Pues no me llamaste a mí'. Y yo le digo: 'Pues te estoy llamando ahora'. Nos dio un ataque de risa. Tuvimos una relación muy agradable durante los siguientes cinco meses y entonces, de repente, me dejó de responder a los mensajes, a las llamadas y no supe nada de él en un mes. Me rompió el corazón, sabía lo que estaba pasando. Y un día le dije: 'Hey tío, ¿qué narices? No me has dado amor'. Y él me contestó: 'Tío, he estado en el hospital'. Y ahí me quedé como: 'Oh, mierda'. Eso fue lo último que supe de él”.

Eddie falleció en octubre del año pasado, dejando un imborrable legado musical y cultural.


RockFM