¿Será esto lo más absurdo que le puedes comprar a Kiss?

Paul Stanley ha hablado sobre el futuro de las propiedades de la banda
¿Será esto lo más absurdo que le puedes comprar a Kiss?

Tiempo de lectura: 2’

Blabbermouth nos ha contado una de las últimas conversaciones que ha tenido la leyenda del rock Paul Stanley. Esta habló recientemente con Jim Norton y Sam Roberts de SiriusXM sobre el futuro de los tokens no fungibles (NFT) de Kiss y la criptodivisa.

Si no sabes lo que es un token no fungible te lo explicamos antes de que sigas leyendo. Un Token no Fungible (NFT) es un tipo de activo digital que no se puede intercambiar ni replicar y que sirven como prueba de autenticidad y propiedad en el campo digital. Cada NFT es único y puede verse como un objeto de colección que no puede ser duplicado, lo que los hace singulares y potencialmente valiosos. Los NFT pueden representar archivos digitales, como arte, audio, vídeos, carteles, carátulas de álbumes y otras formas de trabajo creativo.

Stanley dijo: "Bueno, ciertamente estamos al borde del trampolín hacia los NFTs. Eso es obviamente algo natural, y estamos flexionando nuestros músculos justo antes de sumergirnos. Pero eso es en un futuro previsible”.

"Hay tanta criptomoneda por ahí", continuó. "NFT es casi una experiencia y poseer una experiencia. Pero la criptodivisa... Hay bastante por ahí. Y claramente hay algunas que son mucho más importantes y parecen dictar la dirección de la criptografía. Así que no sé si podemos ser mejores que ellos".

Kiss no es el único. Megadeth, Avenged Sevenfold y Clown de Slipknot son algunos de los notables músicos de heavy metal que se han sumergido en el mercado de NFT.

Cabe señalar que la última vez que hablamos de Paul Stanley fue porque el rockero se vio envuelto en polémica tras haber llamado a su productor "un adicto funcional".

El miembro de Kiss hizo el comentario despectivo en el nuevo documental de A&E 'Biography: KISStory', que narra las cinco décadas de la banda en el negocio de la música que cuenta con entrevistas de Stanley y el bajista Gene Simmons.

Stanley hizo uso de su cuenta personal de Twitter para escribir: “Las palabras duelen. En nuestro documental hablé de mi querido amigo Bob Ezrin como un 'adicto funcional' mientras trabajábamos en 'Destroyer'. El impacto de aquellas palabras se me fue de las manos. Aunque no era mi intención, el daño y el estigma que conllevan son de gran alcance. Esa afirmación fue inexacta, no es cierta y me expresé mal”.








RockFM