Sharon Osbourne, fuera del programa de televisión “The Talk” tras su polémica racista

La mánager de Ozzy Osbourne abandona su larga aventura televisiva por culpa de una polémica racista
Sharon Osbourne, fuera del programa de televisión “The Talk” tras su polémica racista

Tiempo de lectura: 3’

Tal y como informa Deadline (vía Blabbermouth.net), Sharon Osobourne, esposa y mánager de Ozzy Osbourne, abandonará su programa de televisión, “The Talk”, tras la polémica en la que se vio envuelta tras defender al periodista Piers Morghan en sus críticas hacia Meghan Markle.


Después de realizar una investigación interna, la cadena de televisión CBS ha emitido un comunicado sobre lo sucedido, afirmando que Sharon deja el programa por voluntad propia:


“Los eventos de la emisión del 10 de marzo fueron desagradables para todos los que se vieron involucrados en ellos, incluyendo las personas que lo vieron desde casa. Como parte de nuestra revisión, hemos concluido que el comportamiento de Sharon hacia una de sus co-presentadoras en aquel programa no se corresponde con nuestros valores para un lugar de trabajo en el que impere el respeto. Tampoco hemos encontrado pruebas de que los ejecutivos de la CBS orquestaran la discusión o que manipularan a alguna de las personas involucradas”.


“Al mismo tiempo, sabemos que la cadena y la productora, al igual que los que llevan el show, son responsables de lo que pasó en la emisión al estar claro que las co-presentadoras no estaban preparadas por el equipo para tener una discusión compleja y sensible sobre temas raciales”.


“Durante el parón de esta semana, hemos coordinado talleres, sesiones de escucha y entrenamiento sobre la equidad, la inclusión y la conciencia cultural para las presentadoras, las productoras y el equipo. De ahora en adelante, vamos a preparar planes para que nuestro staff y nuestras estrategias de producción sirvan mejor a las presentadoras, a la producción del show y, en última instancia, a nuestra audiencia”.


Todo comenzó cuando Sharon apoyó al presentador Piers Morgan, presentador recientemente despedido del programa Good Morning Britain tras criticar a Meghan Markle, actriz y esposa del príncipe Enrique. Esta última acusó a la Familia Real Británica, durante una entrevista con Oprah de tener comportamientos racistas. Sin embargo, Morgan criticó a la actriz, acusándola de mentir, lo cual llevó a que su programa recibiera más de 41.000 quejas por parte de su audiencia, provocando, en última instancia, el despido del presentador.


Piss Morgan, estoy contigo, te apoyo”, dijo, el pasado 9 de marzo, Sharon Osborune, en Twitter. “La gente se olvida de que te pagan para opinar y de que solo estás diciendo la verdad”.


Esto no quedó ahí, porque, durante un segmento de The Talk, su compañera Sheryl Underwood le recriminó su mensaje: “¿Qué le dirías a la gente que puede sentir que, aunque estés apoyando a un amigo, parece que estás validando algo que ha reconocido que es racista, incluso aunque no estés de acuerdo? ¿Estoy en lo correcto?”.


A esto, Osbourne respondió: “Explicame, ¿cuándo me le has escuchado decir algo racista? Siento que estoy a punto de sentarme en la silla eléctrica porque tengo un amigo del que mucha gente piensa que es racista. ¿Eso me hace racista? ¿Cómo puedo ser racista con algo o alguien en mi vida? Y no me voy a poner a llorar, pero si alguien debería hacerlo, debería ser yo”.




Tras su reacción, Sharon tuvo que pedir disculpas con un extenso comunicado en Twitter.


Sin embargo, justo en ese instante, la antigua colaboradora del programa, Robinson Peete, puso un tweet en el que acusaba a la creadora de Ozzfest de haber afirmado que era “demasiado del ghetto” para ser parte del programa, con su consiguiente despido.


Sharon negó esto, compartiendo un correo electrónico de su ex-compañera y afirmando que ella no contrata ni despide a nadie de su programa: “En respuesta a la acusación de Holly Robinson Peete afirmando que la despedí del programa, comparto un email que me mandó un mes después de que la despidieran de la CBS. Como ya he dicho antes, nunca he tenido la autoridad ni la capacidad de despedir a nadie de The Talk”.


El publicista de Sharon, Howard Bragman, contestó a estas acusaciones con el siguiente comunicado: “Lo único peor que un antiguo empleado descontento es un antiguo colaborador de un programa de opinión descontento. Durante 11 años, Sharon ha sido amable, educada y amistosa con todas sus colaboradoras, tal y como evidencia el hecho de que las invitó a fiestas, a su casa en Reino Unido y otros gestos de amabilidad, demasiados como para nombrarlos uno por uno. Sharon está decepcionada, pero imperturbable y poco sorprendida por las mentiras, historias mal contadas y la amargura que llegan precisamente ahora. Ella va a sobrevivir a esto, puesto que ella siempre lo ha hecho con todo. Su corazón seguirá abierto y bueno, porque ella se niega a dejar que otras personas la derrumben. Ella le da las gracias a su familia, amigos y fans por apoyarla y saber cómo es realmente”.



RockFM