La sobredosis de Pete Townshend (The Who) junto a Phil Lynott (Thin Lizzy) tras la muerte de Keith Moon

Townshend relata uno de los momentos más oscuros de su vida personal y profesional
Pete Townshend
English musician, singer, songwriter, and multi-instrumentalist Pete Townshend of rock band The Who, UK, 27th November 1972. (Photo by Jack Kay/Daily Express/Hulton Archive/Getty Images)

Tiempo de lectura: 2’

Aunque, durante muchos años, Pete Townshend había vivido una vida libre de drogas, el año 1978 fue uno de los más duros de su vida. Para los que no conozcan la efeméride, fue durante este periodo de tiempo cuando falleció el batería de The Who, Keith Moon, que no supo ponerle freno a su vida de excesos a tiempo, lo cual le acabó costando la vida. Este suceso provocó que Pete Townshend perdiera el norte durante un tiempo, dado el shock que le supuso la muerte de su amigo. Ahora, desde la distancia y con más de 30 años de sobriedad en su haber, Townshend habla sobre aquel oscuro momento.

La historia comienza cuando Pete se encuentra a su amigo Phil Lynott, parte de Thin Lizzy: “Era un buena amigo, pero, cuando le conocí, tenía una fuerte adicción a la heroína. Me recordaba a Jimy Hendrix, quien, al verle, no destacaba demasiado pero, cuando comenzaba a tocar, se convertía en un verdadero chamán. Phil era así. Trabajaba en mi estudio de Isleworth y cuando tocaba, era como si estuviera en llamas”, relata Townshend. 

Ambos músicos fueron a una fiesta en un club de Londres con gente como Paul Weller y Chrissy Wood, la ex-mujer de Ronnie Wood y todo se acabó yendo de madre.  “Me desperté con una aguja en mi brazo y Phil estaba allí, de pie, mirándome desmayado. ¿Sabes cuál fue mi mayor decepción? Que no estaba en la portada de los periódicos al día siguiente. ¡Estaba en un club con Paul Weller y Phil Lynott, era la única vez en mi vida en la que iba a tener una sobredosis y nadie lo sabía!”, recuerda. 

¿Por qué, en un momento como ese, recayó Pete Townshend en el abuso de sustancias? “No me gustaba estar en un grupo de rock, no me gustaba el negoci y no creo que me hubiera quedado allí si no hubiera bebido tanto. Eso fue lo que me permitió quedarme, porque no había tomado drogas en mucho, mucho tiempo.  No fue algo tan puro como Roger Daltrey dice que fue, pero paré de fumar marihuana en 1967, cuando tenía 22 años. No volví a consumir hasta un breve espacio de tiempo en 1979, justo después de la muerte de Keith Moon”, continua Townshend. 

Y es que, según el músico, todo el mundo sabía lo que iba a pasar con Keith Moon. El problema es que nadie supo cómo impedirlo. “Me preocupa que sigan pasando estas cosas en el mundillo”, afirma consternado. “No pudimos moderar a Keith. Estaba viviendo en una fantasía, pero también se estaba medicando a sí mismo hasta quedarse inconsciente. No podíamos trabajar en lo que narices fuera que sucediese. Su hermana, por ejemplo, sigue viva y es totalmente normal. Tuvieron los mimos padres, ella es un año mayor que él. ¿Por qué ella no está loca? Su madre murió la semana pasada. Una mujer adorable, muy normal. También conozco a sus tías. Son maravillosas y corrientes. Después piensas en Keith y te preguntas qué es lo que le hizo ser así de extraño. Su autodestrucción fue poética y creativa”, finalizó Townshend. 

RockFM