Steve Harris (Iron Maiden): “Sentí una presión muy intensa durante la grabación de 'The Number of the Beast'

El bajista del conjunto inglés revela cómo se sintió durante la grabación de su tercer álbum 
ctv-6fv-steve-harris-machine-gun-bass

Tiempo de lectura: 2’

No hay duda de que 'The Number of the Beast' (1982) es un álbum que significó un ante y un después en la historia de Iron Maiden y del heavy metal en general. El disco que supuso el debut de Bruce Dickinson en la banda fue un verdadero bombazo y, sin embargo, el líder de conjunto y bajista de la banda, Steve Harris, no las tenía todas consigo durante la grabación. 

Ahora, en una entrevista para “Trunk Nation” en SiriusXM, el músico ha recodado los motivos por los que sintió una presión “salvaje” durante la grabación: “Fue por el hecho de que usamos un material que, casi íntegramente, estaba compuesto hace tiempo. Antes de nuestro primer álbum, el 'Iron Maiden' de 1980, hubo un periodo de cuatro años y medio en el que nadie nos había firmado aún. Así que teníamos un montón de material que, en realidad, ya estaba allí y que tocábamos en directo, así que lo grabamos todo.

 El segundo disco, 'Killers' (1981) tenía solo, creo, tres canciones que eran nuevas, porque el resto eran cosas que habíamos estado tocando en directo también. Así que cuando llegamos al tercer disco no sabíamos qué hacer. Esa presión fue, además, muy intensa, y no teníamos mucho tiempo. En aquellos días todo el tiempo hacíamos álbumes y luego salíamos de tour sin parar, es como funcionaba. Así que pensamos: '¿Sabes qué? Si ya nos ha funcionado, vamos a volver a hacerlo'. Teníamos que grabar otro disco. Si había que salir de tour después, era algo que tenía que hacerse”.

Como sabrás, todo acabó saliendo muy bien en marzo de 1982, cuando la banda contó con el debut de Bruce Dickinson y con la contribución compositiva de Adrian Smith, que se había unido a la banda dos años antes. “Obviamente, todos aquellos elementos fueron juntados en uno, fue una época de mucho miedo e incertidumbre, pero también fue terapéutica en el sentido de que lo intentamos y al final todo salió bien”, recuerda el bajista. 

Iron Maiden tiene, según se ha reportado últimamente, un nuevo disco bajo el brazo que vería la luz este 2020. El álbum se habría grabado en París, Francia, pero aún no tiene título ni fecha de lanzamiento confirmados. El último disco de Iron Maiden fue 'The Book of Souls' (2015). 

RockFM