Steve Harris (Iron Maiden): “Toco el bajo porque no se me daba bien la batería”

El bajista de Iron Maiden habla sobre sus orígenes musicales 
ctv-bv0-steve-harris-bajo

Tiempo de lectura: 2’

¿Por qué comienza alguien a tocar un instrumento? Las razones pueden ser de lo más variadas. Normalmente, casi todo el mundo comienza interesándose por la guitarra, con mayor o menor éxito y, al tiempo, van evolucionando y explorando las posibilidades de expresarse más allá de las seis cuerdas. Sin embargo, este no fue el caso de Steve Harris

En recientes declaraciones para Loudwire, el músico ha narrado el porqué de su aventura como bajista no sin antes explicar de dónde le llegó el amor por el rock. “Tenía un amigo en la escuela con el que solía quedar para ir a su casa y jugar al ajedrez. Él solía poner su música de fondo, seguramente para distraerme de la partida”, comenzó narrando. “Lo cierto es que consiguió que me distrajera porque no dejaba de intentar escuchar la música, que me resultaba de lo más interesante”, continuó. 

“Al final, le acabé pidiendo prestados algunos de sus discos. Me dejó redondos de Black Sabbath, Wishbone Ash, Jethro Tull y bandas del estilo, que me llevé a casa y escuché. Eso fue todo, ahí me cambió la vida para siempre”, explica. Antes de aquello, sin embargo, el bajista ya había escuchado a The Beatles o Simon and Garfunkel de la mano de sus tíos. Sus padres, por su parte, le compraron su primer single, la banda sonora de la película 'Exodus' de 1960, cuya instrumentación, reconoce, le acabaría influyendo para componer junto a Iron Maiden años después. 

Pero, ¿por qué empezó a tocar el bajo? La razón fue simple. Harris quería ser batería, pero no se le daba bien, así que buscó una manera de mejorar como músico a la vez que se mantenía en la sección rítmica. “Pensé que, si no podía tocar la batería, tocaría junto a ella de manera rítmica. Lo que quería hacer era algo donde el bajo tuviera una presencia más integrada en todo lo demás que sonaba”, explicó, dando a entender el porqué de su estilo. 

¿Su primer bajo? Nada más y nada menos que un Gibson Thunderbird, al estilo de The Who o UFO, que coincidían en el modelo, aunque no en el estilo de tocarlo. Harris pensó que podría hacer algo diferente con él aunque, al principio, como el mismo reconoce, “fue lo peor que jamás hizo”. Aunque tampoco se le dio bien, el haber aprendido algo de guitarra acústica previamente y las horas que echó practicando, le llevaron a convertirse en uno de los mejores bajistas de la actualidad. ¡Menos mal que no se quedó con la batería! 

RockFM