Steve Howe (Yes) desvela la forma brutalmente honesta en la que le trató Chuck Berry

El guitarrista de Yes, Steve Howe, explica cómo conoció a Chuck Berry e intentó a caerle bien, pese a la bestial honestidad del hacha
Steve Howe (Yes) desvela la forma brutalmente honesta en la que le trató Chuck Berry

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con la BBC, el guitarrista de Yes, Steve Howe, ha hablado sobre el legendario hacha Chuck Berry, al que considera su "dios del rock". El músico ha explicado cómo ambos se conocieron y la forma en la que fue tratado por Berry.

"Mi dios del rock es Chuck Berry. Cuando era adolescente conseguí una guitarra y lo único que quería escuchar era a él. Una noche, me vui a Lewisham con la banda en la que estaba entonces, The Sindycats, una pequeña formación que tocaba en clubes".

"Ahí tocamos The Animals, Carl Perkins y, para terminar, ¡Chuck Berry! Él era realmente dinámico, podía cantar, podía componer y podía tocar la guitarra. Todo aquello le salía solo, no había ningún punto débil que reforzar en Chuck Berry. Era una estrella que brillaba por sí misma. Recuerdo que 'Maybelline' fue la primera grabación que hice con The Syndicats y, por lo tanto, siempre le he tenido un cariño especial a ese tema en particular".

"Si avanzamos a 1969, el grupo en el que estaba en el momento -una banda que no tuvo nada de éxito llamada Bodast- consiguió, aunque parezca mentira, el puesto de banda de apoyo de Chuck Berry en el Royal Albert Hall de Londres, Reino Unido. Teníamos nuestro concierto de apertura y, después, tocábamos con él".

"¿Cuál fue el único problema? Pues que, según llegó al ensayo, me apuntó y dijo, 'A ti no te necesito'. Y yo me quedé pensando, 'Oh, gracias'".

"Pero para compensar -porque sentí que me lo estaba perdiendo- entre los dos conciertos, le llevé mi guitarra. Toqué la puerta de su camerino y le dije, 'Chuck, ¿puedo entrar?'. 'Pasa', me contestó él. Así que entré y le dije, '¿Te gusta mi guitarra? Chuck, ¿tocarías mi guitarra?'".

"Nunca le había dejado a nadie tocar mi guitarra, pero se la dejé a Chuck, que se sentó allí y todavía puedo ver su imagen en mi cabeza. Comenzó a tocar mi guitarra y dijo, '¡Es genial!'. El caso es que tenía la acción de las cuerdas muy bien ajustada, lo sigue estando a día de hoy. Todavía tengo la misma guitarra, se sentía genial al tacto".

"Chuch siempre ocupó un lugar muy especial en mi educación y mi conocimiento musical del momento. Me siento honrado de decir que Chuck Berry acabó tocando mi guitarra".

RockFM