Steve Perry (ex-Journey) aclara el accidente con Van Halen y el guacamole: "No es cierto que me pusiera a llorar"

El que fuera cantante de Journey, cuenta cómo Eddie Van Halen le arruinó el día
Steve Perry (ex-Journey) aclara el accidente con Van Halen y el guacamole: "No me puse a llorar"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con la prestigiosa publicación Rolling Stone, Steve Perry, el que fuera vocalista de Journey, ha contado su versión de la historia del accidente con Van Halen y el guacamole. Todo esto sucedió en 1978, cuando Journey salió de gira junto a la emblemática banda.

Una de las historias más curiosas en salir de aquella gira, fue la del accidente del guacamole, que el que fuera tour mánager de Van Halen, Noel Monk, contó en su libro 'Runnin' With the Devil', en el que explica cómo fueron sus años en la banda.

En el libro, Monk afirma que Steve Perry, entonces cantante de Journey, entró en el vestuario de Van Halen en el peor de los momentos posibles, convirtiéndose en el objetivo no intencionado de un recipiente de guacamole que Eddie Van Halen lanzó contra David Lee Roth. Aparentemente, Perry no se tomó nada bien acabar lleno de aguacate y se fue corriendo al baño.

"Desde la parte de arriba de su lujosa melena de sedoso pelo negro hasta la mitad de su reluciente nueva chaqueta de Journey, hecha de satén, él estaba completamente cubierto de guacamole", narra.

"'Iba a llevar eso en el escenario esta noche', me dijo, tocándose la parte del pecho de su chaqueta, con su labio inferior temblando. 'Míralo ahora, me lo han jodido'. Las palabras le fallaban y, por un momento, pensé que estaba a punto de estallar, de empezar a gritar, de pedir que le pagáramos por los daños y dejar el tour de inmediato, poner en picas nuestras cabezas y ponerlas en la puerta principal de nuestro próximo concierto, pero en su lugar Steve comenzó a llorar, con suaves, tristes y pequeños gemidos. Me sentí mal por él".

Ahora, Perry ha explicado su versión de la historia, afirmando que el accidente no fue tal y como Monk lo describe:

"Abrí la puerta y estaba a punto de decir: 'Hola, chicos...'", dice Perry. "En aquellos tiempos, el guacamole venía en un un contenedor parecido a los del queso. La banda estaba teniendo una lucha de comida. Y según abrí la puerta, una caja de guacamole rebotó contra el espejo de mi izquierda y acabó en mi posesión más preciada, teniendo en cuenta que era un chavalín de una pequeña ciudad de Fresno. Era mi chaqueta de satén para la gira, que tenía 'Journey' en la parte de atrás. Llevando eso, sentía que finalmente era alguien".

"El guacamole acabó en mi hombro izquierdo y también en el brazo. Miré abajo y centré mi mirada en ellos, que se comenzaron a reír como diciendo 'Oh, mierda'. Me quedé mirándoles, me di la vuelta, cerré la puerta y me fui porque estaba enfadado. Fui al baño y estaba cabreado. Era mi preciada chaqueta. Todavía quería a los chavales, pero no podía estar bien con ellos después de aquello. Me limpié el guacamole de la chaqueta de satén".

"No lloré por el guacamole. Estas historias se convierten en folclore con el tiempo, son muy estúpidas".

RockFM