La suculenta oferta de Hipgnosis que Bob Dylan rechazó por sus canciones

Tras vender su catálogo por 300 millones, se desvela que Bob Dylan habría rechazado una oferta aún más suculenta
La suculenta oferta de Hipgnosis que Bob Dylan rechazó por sus canciones

Tiempo de lectura: 2’

Tal y como te contamos ayer, Bob Dylan ha vendido todos los derechos de autor de su catálogo musical a Universal Music por una cantidad que, se estima, alcanza la friolera de 300 millones de dólares. Sin embargo, ahora se ha desvelado, a través de la Rolling Stone, que Dylan habría rechazado, anteriormente, una oferta aún más suculenta por part de la compañía Hipgnosis Songs Fund, que habría llegado a ofrecer hasta 400 millones de dólares por la música del artista.

El medio, eso sí, cita una "fuente familiar a la situación" como principal informadora de la situación. No se sabe, pues, quién ha filtrado esta oferta, pero, por algún motivo, parece que Dylan se habría conformado con menos dinero a cambio, imaginamos, de otras condiciones para ceder todo su catálogo que, te recordamos, lo incluye todo, desde sus primeros discos hasta su último álbum.

"Felicito a Universal por cerrar el trato. No hace falta que lo diga, pero este es uno de los catálogos más grandes de todos los tiempos. Está Bob Dylan, están The Beatles y hay muy pocos artistas que puedan llegar a su insólita altura", dice la fuente.

Como puede que ya sepas, en los últimos años, no han sido pocos los artistas que han vendido los derechos de sus canciones, incluyendo a Journey, Stevie Nicks, Nikki Sixx (Mötley Crüe) o Richie Sambora (ex-Bon Jovi). Esta venta les priva de recibir sus regalías por derechos de autor, pero, a cambio, les ha proporcionado ingentes cantidades de dinero, suficiente como para vivir el resto de su vida con comodidad y no tener que hacer nada. La compañía que más ha agitado el mercado, de momento, ha sido Hipgnosis, que ha conseguido hacerse con más de 60.000 canciones, que les habría llevado a invertir una cantidad aproximada a los 1600 millones de dólares desde su fundación hace tan solo dos años, en 2018.

Este negocio, el de los derechos de autor, es considerado como uno de los más rentables de la industria musical. Gran parte de estas ventas han conseguido ayudar a los artistas, que cada vez ingresan menos por su trabajo, especialmente con los pobres pagos de las compañías de streaming, y tienen, en ocasiones, numerosos problemas económicos. Vender el copyright de su obra les supone, sin embargo, la garantía de una cómoda y lujosa jubilación. Algunas de las razones por las que se rumorea que tantos artistas venden su música son los mencionados pagos de las plataformas de streaming, los cambios en las leyes de recaudación e impuestos en algunos países y, por supuesto, la crisis de la música en directo de los últimos meses, que ha privado a muchos músicos de su principal fuente de ingresos, la música en directo.

En los próximos meses, se rumorea que más músicos reputados podrían unirse a esta corriente, que podría acabar provocando que, en caso de caer los derechos en las manos de unos pocos músicos, se formase un oligopolio, en el que unas pocas empresas tuvieran los derechos de autor de muchos de los grandes músicos que han formado parte de nuestras vidas.

RockFM