El surrealista relato de Danny Trejo: "Hicimos un motín en la cárcel al ritmo de 'Hey Jude'"

El famoso actor Danny Trejo desvela su experiencia más salvaje y violenta al ritmo de "Hey Jude" de The Beatles
El surrealista relato de Danny Trejo: "Hicimos un motín en la cárcel al ritmo de 'Hey Jude'"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista para NME, el famoso actor Danny Trejo, conocido por su aparición en películas como 'Machete' o series como 'Breaking Bad' ha hablado de el tiempo que pasó en prisión, y ha recordado una curiosa anécdota en la que The Beatles y su "Hey Jude" inspiraron un motín en el lugar donde estaba encarcelado.

El actor ha hablado sobre el confinamiento, que no le parece nada duro comparado con los casi dos años que se pasó en aislamiento: "Para mí, es bastante divertido. ¡Estuve 18 meses en el agujero! Comparado con aquella experiencia, esto es un tiempo muerto en tu casa. Yo puedo ir a mi precioso jardín, tengo una piscina y tengo comida. En aislamiento te daban un cuadrado de comidas procesadas todas apelotonadas juntas. Los tres primeros días te dices a ti mismo que no te vas a comer esa basura, pero al cuarto..."

El actor, que va a estrenar un documental sobre su vida en prisión y cómo acabó en el mundo del cine y la televisión, fue encarcelado en los años 70 por tráfico de drogas y por robo a mano armada. Su infancia tampoco fue fácil. Cuenta Trejo que le dio su primera calada a un porro a los ocho años y que, a los 12, se había enganchado a la heroína.

Durante su estancia en prisión, como te contamos, estuvo recluido en aislamiento durante casi dos años, pero, incluso fuera de este, pasó momentos realmente malos: "Hay dos tipos de personas en la cárcel: los depredadores y las presas. Tienes que decidir cuál de los dos vas a ser cada mañana. Puede que decidas ser el depredador, pero alguien ha decidido que vas a ser la presa. Es, probablemente, el sitio más tenso en el que puedes estar".

Sin embargo, Trejo tiene, como te contamos una curiosa anécdota con el "Hey Jude" de The Bealtes, que se coló entre las paredes de la cárcel en 1968, generando un momento de caos y destrucción digno de cualquiera de las películas en las que ha participado: "Siempre hay mucho ruído y caos en aislamiento. Comenzó a sonar la canción y podías escuharla levemente en la radio del guardia. Cada vez, se hacía más el silencio en el agujero. Que eso pase no es una buena señal. Y después: 'Judy, Judy, Judy, Judy, Judyyyyy". ¡Los grifos se rompieron! ¡Los váteres se arrancaron! ¡Nos volvimos locos! Es una canción tan bella que merece un disturbio".

RockFM