Ted Nugent se defiende tras sus comentarios sobre Taylor Hawkins: “No es discurso del odio”

El guitarrista afirmó que Hawkins había sido egoísta por abusar de los estupefacientes
Ted Nugent se defiende tras sus comentarios sobre Taylor Hawkins: “No es discurso del odio”

Tiempo de lectura: 3’

Ted Nugent nunca deja indiferente a nadie con sus comentarios, especialmente en los temas más sensibles. Hace unos días, el guitarrista habló de la muerte de Taylor Hawkins, batería de Foo Fighters, al que calificó de “egoísta” por haber abusado de sustancias estupefacientes hasta causarse, presuntamente, la muerte. Ahora, tal y como informa Blabbermouth.net, Nugent ha matizado sus palabras.

“Cuando el gran batería -y entiendo que era un gran tipo, divertido, un buen marido y padre- Taylor Hawkins de Foo Fighters se murió, le rendimos tributo en 'The Nightly Nuge', y toqué una canción de amor muy emotiva que compuse al morir mi hermano John, mostrando gran compasión, empatía con la banda, con su familia, con sus fans, mostrando nada más que amor e identificando el abuso intencional de sustancias como ser egoísta”, dijo Nugent.

Pues bueno, el tsunami de ataques contra mí por tener compasión, empatía, apoyar e identificar el moco en la nariz de alguien, se ha calificado como “'discurso del odio' y me parece increíble. Si eso no es un discurso de amor, no sé qué lo es. Pero el discurso de amor que critica sincera y genuinamente o incluso identifica algo con lo que no estás de acuerdo o que es deslumbrantemente peligroso e irresponsable como discurso de odio, es una manifestación del total abandono cultural de la buena voluntad y la decencia y el apoyo genuino al prójimo en el que tú y yo fuimos criados”.

“Así que todo el mundo ahí fuera, decid lo que pensáis, sed críticos, sed honestos, y si lo llaman 'discurso del odio', son ellos los que odian”, dijo Nugent. “Esos que nos acusan de difundir el discurso del odio son los que odian de verdad. Y no podría estar más seguro de eso”.El

Lo que dijo Nugent originalmente

Durante la emisión de su programa “The Nightly Nuge”, el siempre polémico Ted Nugent se sinceró sobre la opinión que le merecía la muerte de Taylor Hawkins, batería de Foo Fighters, que nos dejó a los 50 años por lo que, presuntamente, podría haber sido una sobredosis de varias sustancias estupefacientes.

“Te rompe el corazón a muchos niveles. Era un hombre de 50 años que llevaba muchos tiempo realizando una horrible celebración de abuso de sustancias. Yo no... Bueno, voy a hacer un juicio de valor y es que tomar drogas es egoísta. Su mujer y su hija son elementos que deberían haberse considerado. ¿Es pasar tiempo con tu mujer y tu hija más o menos importante que colocarte?”, ha dicho Nugent.

“Ya he contado la misma historia muchas veces, pero lo he visto”, continuó Nugent. “Mi bajista Greg Arama -un virtuoso a los 15 años, escucha la parte del bajo en 'Journey To The Center Of The Mind' de Ambo y Dukes- era un tipo talentoso. Comenzó fumando porros, acabó en la heroína y murió cuando ternía -no sé- veinte y pocos. Y el futuro que podría haber tenido. Se lo dije a Jimi Hendrix: 'No, no quiero tus porros, y eso te va a matar, Jimi'”.

“Bon Scott vino al estudio cuando mi banda estaba grabando 'Weekend Warriors' (1978) en Miami y AC/DC iba a venir y trabajar en 'Highway to Hell'. Venía borracho cada día con una botella de Jack Daniels o una de Old Grand-Dad y me decía: 'Oye, Teddy, prueba un poco de esto'. Y olía como un pañal. Qué talento, qué tío más majo. Todos eran buena gente”.

“Pero lo que pasa es que la música puede ser tan abrumadora, la entrega a tu comedia o tu arte o tu sueño, puede ser tan obsesiva que es difícil deshacerse de ella. ¿Sabes que con un tipo que no hace música, a veces es difícil quitarse una canción de la cabeza? Pues piensa en lo difícil que es para los que hacemos el arte. Y si no tienen un arco y una flecha -y mucha gente calificará esto como si fuera demasiado simple, pero no lo es; es perfectamente simple- si estás tan obsesionado con entregar tu arte que no puedes escapar de él, piensas que las drogas y el alcohol son ayuda. Sin embargo sólo lo empeora”.

“Así que, si querías a Taylor Hawkins, yo le quería, quería al tío, todavía le quiero”, insistió Ted. “Pero amo a su mujer y a su hija más. Por que ellas no rompieron su corazón, él lo hizo”.

“Así que, que Dios guarde el alma de Taylor Hawkins y de todos esos fumetas y borrachos que murieron prematuramente. Gracias a Dios por cada día que está sobre el cielo. Respira hondo, concéntrate en las cosas positivas y muestras reverencia por el regalo de tu vida y tu templo sagrado. No envenenes tu templo sagrado. Es así de simple”.

RockFM