The Killers: "Estuvimos trasteando en el escenario y me pareció que había una cosa de rock n'roll"

The Killers presentan su nuevo álbum 'Pressure Machine', que aborda la vida en un pueblo pequeño y los traumas de la infancia
The Killers: "El otro mes estuvimos trasteando en el escenario y me pareció que había rock n'roll"

Tiempo de lectura: 6’

Algunas veces cierras los ojos y ves el lugar en el que solías vivir", cantaba Brandon Flowers en "When You Were Young" de 2006, el gigantesco bloque de rock desértico de The Killers, que muestra la habilidad de la banda de Las Vegas para combinar la bravuconería con el corazón y el sentido del lugar. La mente de Flowers se centra a menudo en el hogar. Como el resto de nosotros en los últimos 18 meses, eso es prácticamente todo lo que ha conocido. (Vía: NME.com)

"No voy a mentir a todo el mundo: ha sido hermoso para mí". Con una ropa deportiva muy cómoda, el cantante se muestra entusiasmado cuando habla de la educación en casa y de la vida doméstica con su mujer y sus hijos que ha disfrutado desde que se produjo la pandemia. "Siempre he tenido eso en mí", admite. "Soy el menor de seis hijos; tengo como 19 sobrinos. Siempre ha formado parte de la ecuación y me he adaptado a ella".

El nuevo y séptimo álbum de la banda, 'Pressure Machine ', es el segundo en otros tantos años, tras el aclamado 'Imploding The Mirage ', y nace de la urgencia. Cuando The Killers adornó la portada digital de NME el año pasado, Flowers contó cómo el hecho de haber dejado recientemente Las Vegas para ir a su estado natal de Utah le había recordado "el poder que la música solía tener sobre mí", además de revelar que la banda tenía más canciones nuevas y que ya estaban de vuelta en el estudio con la esperanza de sacar otro disco en 10 meses.

"La intención original era grabarlas en otro disco", cuenta hoy el batería Ronnie Vannucci Jr. en otra llamada de Zoom, con un aspecto un poco más rockero que el de Flowers con sus gafas de sol mientras conduce por la carretera californiana. "Pero el cielo estaba cayendo y nos golpeó esta emoción - especialmente a Brandon. Queríamos hacer algo siguiendo ese sentimiento. Recuerdo que dijo: 'Sígueme por esta carretera'. Dejamos de lado esas canciones y nos embarcamos en algo nuevo y fresco. Eso es lo que se convirtió en 'Pressure Machine'"

Esa musa que perseguían llegó después de que el aislamiento del encierro llevara a Flowers de vuelta a lo a la deriva que se sentía de niño en su antigua ciudad natal de Nephi, una pequeña y somnolienta ciudad fundada por los mormones a poco más de una hora en coche de su actual hogar. Ese sería también el lugar de nacimiento espiritual del álbum.

"Mentalmente, empecé a ir a este lugar donde crecí y a escribir canciones sobre él", dice Flowers. "Era como si hubiera una cámara de recuerdos en algún lugar que estaba esperando a que la desbloqueara. Fue increíble. Cuando por fin abrí esa puerta, las canciones que salieron y los recuerdos fueron muy vívidos y emotivos. Me resultó bastante obvio lo que iba a ser este disco".

Los dos pilares de la banda, Flowers y Vannucci, se unieron al guitarrista Dave Keuning, que no participó en las sesiones de 'Imploding The Mirage' para disfrutar de un tiempo en su casa de San Diego. Lamentablemente, no hay un lleno total, ya que esta vez la pandemia mantuvo a raya al bajista Mark Stoermer; el resto de la banda se apresuró a grabar para no "pensarlo demasiado", como dice Vannucci, ya que tuvieron que trabajar entre los estudios Sound City de Los Ángeles y su propio cuartel general Battle Born en Las Vegas.

Flowers, que ahora tiene 40 años, vivió en Nephi de los ocho a los 18 años antes de mudarse a Las Vegas y formar The Killers, pero sigue visitando regularmente para ver a una de sus hermanas y enseñar a sus hijos sus antiguos lugares. En el último año, eso se convirtió más bien en "deberes para este disco", ya que la ciudad todavía guarda muchos fantasmas para Brandon, y mucho dolor.

"Tengo muchos recuerdos bonitos y tiernos de Nephi", dice Flowers. "No es ningún secreto que no tuve mucha lucha en mi crianza. Mis padres permanecieron juntos; me querían y me cuidaban. Lo que descubrí fue que los recuerdos ligados a la pena, la tristeza y el shock eran realmente emotivos para mí. Todavía andaba con ellos".

Inspirado por libros como “Los pastos del cielo”, de John Steinbeck, y Winesburg, “Ohio”, de Sherwood Anderson, Flowers se dedicó a hacer un álbum que era más bien una selección de historias cortas sobre gente normal en un pueblo estadounidense. Armado con su teclado, su pasado y las imágenes tomadas por su amigo y aclamado fotógrafo y cinematógrafo Wes Johnson, escribió letras para inmortalizar personajes de los rincones más oscuros de su juventud. Uno de los recuerdos más desencadenantes aparece en las primeras líneas de la doliente canción country rompecorazones "Quiet Town", cuando Flowers suspira: "Un par de niños fueron atropellados por un tren de la Union Pacific / que transportaba chapas y electrodomésticos bajo una lluvia torrencial".

"Aquí, 25 años después, me sigue afectando mucho este accidente de tren de cuando estaba en octavo grado", admite Flowers. "Murieron dos alumnos de último curso del instituto. Yo había visto a uno de ellos esa mañana. Tenían un bebé. No fui a terapia de duelo, no eran mis mejores amigos, pero me sorprendió lo emocionado que estaba cuando empecé a escribir este verso".

En el tema "Terrible Thing" conocemos a un adolescente que vive "en esta ciudad de alambre de espino de sueños de alambre de espino", sentado "en mi habitación al borde de una cosa terrible". Es una de las canciones más hermosas de un álbum muy aleccionador. Vannucci explica: "Es sobre un chico que lucha con su homosexualidad y no sabe qué hacer en esta pequeña ciudad. Está pensando en quitarse la vida. Hay muchos jóvenes que no saben cuál es su lugar en el mundo, si son homosexuales o simplemente se dan cuenta de que la adolescencia es dura. La belleza de este álbum es que trata sobre Nephi, en Utah, pero podría ser sobre cualquier pueblo en cualquier lugar".


Por otra parte, hay una trilogía que nos lleva por el camino de jóvenes amantes cruzados que pronto se encuentran perdidos. 'Runaway Horses' presenta a una ambiciosa "chica de pueblo" a la que le encanta Radiohead y está "loca por 'The Bends'"; pronto, sin embargo, "deja sus sueños congelados" por el amor, "cambiando la escuela por las bodas y el alquiler". In The Car Outside" parece mostrarnos la vida desde el lado del joven marido, que lucha contra el impulso de no alejarse y engañar a un antiguo amor. En otra vida" describe la llama que se apaga: "Esta noche me he cruzado con un par de chicos cogidos de la mano en la calle / Me han recordado a nosotros en otra vida".

'Pressure Machine' es un disco agridulce, sin duda, una colección de pequeños retratos que se suman a una imagen mayor. Nephi era 90% mormón cuando Flowers vivía allí, y las cuestiones de fe fluyen a lo largo de 'Pressure Machine'. En 'Cody' conocemos a "un tipo diferente de chico" que se mete en problemas por "hablar con los puños" y cree que "la religión es sólo un truco para mantener a raya a la gente trabajadora", mientras que 'The Getting By' siembra más semillas de duda entre los abatidos por la idea de que "todo este pueblo está atado al torso de los misteriosos caminos de Dios".

"Creo que todos nacemos con una luz", dice Flowers. "Cuanto más nos esforzamos y perseveramos, más somos capaces de aprovecharla y reflejarla. Me atraen más los personajes que son más permisivos con su luz, o que simplemente la han eliminado. Los personajes que se oponen a la luz son los que más me llaman la atención. Cuando era niño, los veía como peligrosos o malos. Ahora, por supuesto, tengo 40 años; he vivido un poco y tengo mucha más empatía con las decisiones que tomaron esas personas. Quería explorar el resultado de esas decisiones".

Flowers explica cómo el estribillo de 'Cody' pregunta esencialmente: "¿Quién nos va a llevar entonces si no tenemos un salvador? ¿Qué tienes que ofrecerme, Cody, aparte de quejarte?".

Estas grandes preguntas llevan al frontman a recordar una discusión bastante surrealista que tuvo con el biólogo evolutivo y escritor Richard Dawkins en la televisión sueca allá por 2012. El escritor calificó el Libro de Mormón como "una falsificación evidente", lo que provocó que Flowers se ofendiera y le implorara que "investigara". Ulrika Johnson y Björn, de ABBA, miraban. Fue una locura.

"¡Definitivamente es un polemista más experimentado que yo!". se ríe hoy Flowers. "¡No pensaba debatir con él y no pretendía intentar convencerle de que existe un Dios o un salvador! Fue una media hora salvaje de mi vida, seguro...".

Según cuentan Vanucci y Flowers, The Killers se sienten más colaboradores que en años. Dave Keuning pasó unos días "muy productivos" en el estudio para imprimir su ADN en todo el álbum, dando vida a la canción principal y a 'In The Car Outside' y añadiendo algunos otros toques muy 'Keuning'. "Presta un solo contundente en 'Cody'", explica Flowers, "que es probablemente el momento de guitarra más fuerte en la historia de los Killers. Me encanta".

Y parece que el cuarteto , completado con Stoermer, podría volver a reunirse por completo, también. "Sólo estoy suponiendo, pero creo que todo el asunto de COVID hizo que la gente se diera cuenta de lo bien que lo tienen", dice Vannucci. "Ha habido algunos comentarios realmente amables que nunca antes había escuchado de los chicos que hacían diciendo, 'Hey, no quiero no estar más en un disco, así que hagamos esto'. "Estamos muy sobrios por la experiencia de estar encerrados. Creo que los cuatro vamos a estar en este próximo disco. Ya hemos empezado a trastear un poco, así que eso es bueno".

Después de haber estado trabajando en el estudio de Keuning en San Diego en lo que Vannucci llama "canciones huérfanas" y algunas "bellezas", la banda está actualmente "calculando" la continuación de este disco. "Es un poco más de rock de cañón", dice Flowers, "tal vez un poco más tradicional de los Killers, supongo".

Vannucci espera algo "un poco más pesado y con más garra" que 'Pressure Machine', y añade: "El otro mes estuvimos trasteando en el escenario para un espectáculo virtual y me pareció que había una cosa de rock n' roll. Podía vernos yendo en esa dirección: algo un poco más enérgico".

RockFM