Tom Morello (RATM) y su ansiedad la primera vez que tocó con Bruce Springsteen: "Le llaman el Boss por algo"

El guitarrista de Rage Against the Machine recuerda su primer concierto con Springsteen y la E Street Band
Tom Morello (RATM) y su ansiedad la primera vez que tocó con Bruce Springsteen: "Le llaman el Boss por algo"

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista en The Howard Stern Show, el guitarrista de Rage Against the Machine, Tom Morello, ha hablado sobre sus primeras apariciones sobre el escenario con Bruce Springsteen y la E Street Band.

La colaboración comenzó en abril de 2008, cuando Tom hizo dos apariciones como invitado especial en California, tocando una versión eléctrica y extendida del tema "The Ghost of Tom Joad", previamente versionado por Rage Against the Machine en 'Renegades' (2000). Sin embargo, contrario a lo que pueda parecer, a Morello le costó bastante interpretar la canción a causa de un cambio de última hora.

"Diría que me puse nervioso las primeras 20 veces que toqué con él, pero al final acabé en un punto en el que me sentía más que cómodo. La versión original de 'Ghost of Tom Joad' es una balada acústica en un disco del mismo estilo. Después, Rage hizo una versión al estilo más Black Sabbath".

"Sin embargo, la primera vez que la tocamos fue en 2008. Bruce estaba grabando el disco 'Magic' (2007) con nuestro productor, Brandon O'Brien, así que pasé por el estudio y Springsteen me dijo: 'Tommy, deberías venir a tocar con la E Street Band algún día'. Él lo dijo por decir, pero yo me lo tomé al pie de la letra, así que, cuando coincidimos en Anaheim, le llamé el día de antes y le dije: '¿Te acuerdas de cuando me dijiste que si me apuntaba a tocar con la E Street Band? ¿Qué te parece mañana?'".

"Acordamos que tocaríamos 'Ghost of Tom Joad' y, en aquel momento, la única versión que él había tocado era su balada en tonalidad menor. Estaba más nervioso de lo que he estado nunca en mi vida. He dado muchos conciertos en arenas y estadios, pero nunca había estado tan nervioso como antes del ensayo".

Aunque Tom Morello sabía tocar la canción, como te contamos, hubo algo que le hizo perder toda la seguridad en sí mismo que le quedaba en aquel momento.

"La ensayé demasiado, estuve toda la noche. Y, cuando llegué ahí, estaba en el catering, y escuché a la banda ensayando el tema. Para mi sorpresa, Bruce había cambiado la afinación en la que íbamos a tocar la canción, ahora estaba en un tono mucho más agudo. Ahora, ya no puedo tocar la y, encima, ya no puedo cantarla, porque tengo un tono de voz barítono, como chocolate con leche, y el tema me quedaba demasiado alto".

"Así que subo ahí arriba, al escenario, y no me sé los acordes, no doy ni una nota y es mi primera vez sobre las tablas con mi artista favorito. Las cosas no iban bien. Y, el guitarrista, Steve Van Zant -un tío encantador- se me acerca y empieza: 'Baby, baby...'. Y yo estaba como: 'Ni baby ni nada, es un mal baby porque no sé cómo tocar la canción'".

"Pero a Bruce Springsteen le llaman el Boss por algo. Así que se me acerca, ve que tengo ansiedad, me pone la mano en el hombro y me dice: 'Tommy...'. Lo primero de todo, me encanta que me llame así, es genial. Solo mi madre me llama Tommy. El caso, que, con la mano en mi hombro me suela: 'Vamos a tocar la canción así y va a salir genial'. Y yo me quedo como: 'Okey, gracias Maestro Yoda, pero sigo sin saber cómo tocarla o cantarla'. En cualquier caso, me calmó un poco".

"Hay como 15 personas en la E Street Band, se saben los acordes, no necesito preocuparme por eso. ¿Puedo cantar una canción sobre justicia social? Sí, puedo hacerlo. ¿Puedo tocar un solo de guitarra? De eso también soy capaz".

"Como ellos me sorprendieron con el cambio de afinación, yo también les preparé una pequeña sorpresa. Durante el ensayo, en el escenario, mientras probábamos sonido, no les enseñé el solo, simplemente toqué licks de blues al estilo de Chuck Berry mientras hacía efectos con mi pedal".

"Total, que me bajo del escenario y, para cuando ya me he bebido media botella de whisky, llega mi turno de salir. Entro a las tablas y tocamos una versión del tema que fue una sorpresa para todos, totalmente eléctrica. La cosa es que Bruce fue muy generoso, porque empecé a tocar un solo de guitarra de lo más alocado y él estaba como: 'Sigue, sigue'. Fue largo, la gente se volvió loca, nos miramos y fue como: 'Bruce, al final tenías razón con lo de la afinación'".





RockFM