Tony Iommi (Black Sabbath) relata su “incómoda” experiencia con Dave Grohl: “Ya tenemos batería”

El guitarrista de Black Sabbath trabajó con Dave Grohl en el tema Goodbye Lament
Tony Iommi (Black Sabbath) relata su “incómoda” experiencia con Dave Grohl: “Ya tenemos batería”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con la BBC (vía Ultimate Guitar), el emblemático guitarrista de Black Sabbath, Tony Iommi, ha recordado cómo fue su “incómoda” experiencia trabajando con Dave Grohl, ex-batería de Nirvana y líder de Foo Fighters.

Ambos trabajaron juntos cuando Grohl cantó y tocó la batería en la canción “Goodbye Lament”, un tema del primer disco en solitario de Iommi, que se publicó en el año 2000 y estuvo repleto de invitados.

“El disco fue emocionante, aunque un desafío para mí porque no conocía, no había hablado nunca con algunos de los músicos que aparecieron en el álbum”, se sincera Iommi.

“Pero más o menos funcionó. Que apareciera Dave Grohl fue genial. Dave estuvo muy entusiasmado aunque nuestra experiencia fue algo incómoda también porque, en el track en el que cantaba, me dijo: '¿Puedo tocar también la batería?'”, recuerda el guitarrista.

“Yo le dije: 'Mira, ya tengo una batería', que era Matt Cameron, de Soundgarden”, explica Iommi sobre el artista, que aparece en otras cuatro canciones del disco. “Y Dave dijo: 'Bueno, pues me gustaría tocar la batería'. Oh, dios mío”.

“Así que le dejé el asunto al productor. Le dije: 'Dave siempre quiere tocar la batería...'. En cualquier caso, al final acabó haciéndolo. De todas formas, fue una buena experiencia poder trabajar con gente distinta”.

Brian May, su rockero favorito

Hace unos días, Iommi también desveló quién es su artista favorito: el guitarrista de Queen, Brian May.

“Ese tipo de sonido y estilo destacaron mucho para mí cuando escuché el primer disco de Queen, de verdad. Cuando escuché aquel álbum, pensé: 'Esta es una banda realmente buena'. Y un guitarrista siempre está interesado en lo que hacen los demás, así que Brian tenía un sonido único y también su forma de tocar. Simplemente me gustó, era atractivo. Tiene una personalidad que no escuchas de nadie más, algo muy suyo. Y tan pronto como se le escuche, cualquiera sabe que es él”.

“Nos conocimos a principios de los '70. No sé si fue en el estudio. De hecho no me acuerdo. ¿Recuerda él cuándo nos conocimos? Tuvimos una conexión instantánea y solíamos hablar entre nosotros todo el rato por las noches en los primeros días. Ahora a esas horas estoy en la cama, pero, en aquellos tiempos, si sabía que yo estaba en un estudio de Londres, se pasaba”.

"Tocamos juntos un puñado de veces”, añade Tony. “Se ha al escenario y a tocar conmigo y también hemos trabajado en algunas cosas de distintos álbumes juntos. Tocó en mi disco en solitario un par de veces. Hicimos una jam session una vez. Vino a uno de nuestros ensayos cuando estábamos en Londres y comenzamos a tocar con la banda, aunque ellos empezaron a marcharse, y Brian y yo nos quedamos ahí los dos. Todo el equipo desapareció salvo por el nuestro y aún seguíamos tocando”.

“Así que, sí, hemos sido muy amigos a lo largo de los años. Lo que pasa con él es que ama su guitarra, siempre tiene una con él y está tocando. Y cuando viene a mi casa, siempre tengo una preparada para él y que podamos tocar un rato”.

RockFM