Tony Iommi desvela el verdadero motivo por el que despidió a Ozzy Osbourne de Black Sabbath

El guitarrista de Black Sabbath recuerda la etapa, a finales de los '70, en la que su relación con Ozzy se volvió totalmente insostenible
Tony Iommi desvela el verdadero motivo por el que despidió a Ozzy Osbourne de Black Sabbath

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Ultimate Classic Rock, Tony Iommi, el legendario guitarrista de Black Sabbath, ha hablado sobre el momento en el que, a finales de los '70, tuvo que despedir a Ozzy Osbourne del conjunto inglés. Como puede que sepas, poco tiempo después, Osbourne acabaría labrándose una exitosa carrera en solitario y convirtiéndose en una estrella mundial capaz de eclipsar, en algunos sentidos, a sus ex-compañeros.

"No pensamos en darle otra oportunidad. Llegamos un momento en nuestras vida en el que todos nosotros habíamos llegado lo más lejos que podíamos aguantar. Lo cierto es que Ozzy no estaba en condiciones de hacer nada, creo que había perdido interés en ello. Lo único que había era más alcohol y más drogas, aunque eso para todos nosotros, no era solo Ozzy. Él, sin embargo, era al que peor le había sentado. Creo que lo que él quería era no seguir haciendo música, al menos durante un tiempo. Cuando llegamos a vernos en esa tesitura, sucedió lo inevitable. O lo dejábamos o continuábamos con otro cantante".

Lo que menos gente sabe es que, antes de la salida de Ozzy y la entrada defintiva de Ronnie James Dio, la banda inglesa probó suerte, durante un breve periodo de tiempo, con Dave Walker (Fleetwood Mac) como vocalista. Su recorrido en el conjunto no duró mucho, porque Osbourne regresó momentáneamente antes de ser despedido del todo, pero el cantante dejó una actuación en la BBC en la que cantó "War Pigs" y una versión primigenia del tema "Junior's Eyes".

"Nunca he pensado en que la publiquemos de forma oficial, para ser honesto", dice ahora Iommi. "No se me hubiera ocurrido meterlo en ningún box set junto a la música que cantaba Ozzy porque hubiera sido un agravio para él. No hubiera sido justo. En el periodo de Dave Walker no llegamos a grabar nada de verdad. Lo único que hicimos fue grabar un programa de televisión y algunos ensayos, pero no llegó más lejos. Después Ozzy regresó".

Después, esta vez sí, llegó Dio a la formación. Sin embargo, el pequeño gran mito no sonaba, en absoluto, como Ozzy.

"Cuando llegó Ronnie, fue algo muy distinto. No queríamos traer a alguien que sonase a Ozzy, porque todo el mundo iba a señalar que se parecían. La idea era contratar a alguien muy distinto y continuar desde ahí. Teníamos mucha fe en lo que estábamos componiendo, nos encantaba".

"Si no hubiera funcionado bien a nivel comercial, no hubiera importado porque disfrutamos de lo que hicimos y eso es lo que siempre nos ha imporado más. Tienes que pasarlo bien y que te guste lo que tocas. Me gustó ir en una dirección un poco distinta con Ronnie y su enfoque musical. Me hizo pensar de forma distinta y, además, fue un desafío".

"Todo encajó muy bien. Como desafío, disfruté de afrontarlo. Me hizo pensar y trabajar más duro. Por supuesto, escuchar la voz de Ronnie con la música que tocaba me animó a ir hacia otra parte, a hacer música de una forma distinta que con Ozzy. Además, él también se involucró. Me decía, '¿Qué pasa con esta parte?' o 'Me gusta este trozo' o incluso, '¿Puedes probar a tocar un acorde distinto aquí?'. Fue un proceso de ensayo y error. Fue un nuevo capítulo en nuestras vidas y, además, también de lo más agradable".

RockFM