Uno de cada cinco compradores de entradas no aparece en los conciertos: “2022 va a ser un camino de baches”

Los repuntes de contagios y el miedo a la COVID provocan que los asistentes a los conciertos
Uno de cada cinco compradores de entradas no aparece en los conciertos: “2022 va a ser un camino con baches”

Tiempo de lectura: 2’

La industria musical sigue sufriendo los efectos de la pandemia. Y es que, si 2020 fue un año catastrófico para los shows en directo, 2021 ha supuesto una mejoría, pero, por el momento, parece que 2022 todavía no supondrá una recuperación total de la música como la recordábamos. A raíz del repunte de los contagios de COVID y de la variante ómicron, cada vez son más las personas que habían comprado, con antelación, entradas para conciertos a los que no acuden. (vía Ultimate Classic Rock)

Los principales afectados son los grupos veteranos con fans más mayores y, por lo tanto, más vulnerables y susceptibles de sufrir una infección de gravedad por COVID. Según afirma el Wall Street Journal “para algunos conciertos, hasta el 20% o más de las personas que compraron las entradas no se presentaron. Hablamos de artistas tan importantes como George Strait, Eagles y Dead & Company”. Antes de la pandemia, el porcentaje de personas que no asistían a shows para los que habían adquirido entradas oscilaba entre el 1 y el 3%.

Sin embargo, no solo el miedo es el causante de la no-asistencia de los fans. Muchos de los shows en los que el porcentaje de personas que no se presentan es alto han sido pospuestos en una o más ocasiones. Esto, como es evidente, puede provocar que, por problemas de horario o calendario, algunos de los compradores no puedan asistir. Aún con todo, los números indican que gran parte de los que acaban por no parecer tienen, como principal motivo para perderse los shows, el miedo al coronavirus y sus nuevas variantes.

“Va a llevar tiempo volver a lo que creo que se considera normal”, dice John Meglen, presidente y CEO de Concerts West. “Ha habido que volver a programar shows dos, tres, cuatro o no sé cuántas veces, por culpa de la COVID”.

Y aunque parezca que esto da igual, puesto que los “no-asistentes” ya han pagado su entrada, lo cierto es que los recintos y banda pierden los ingresos de comida, bebida o merchandising.

Los clubs de menor tamaño, sobre todo, son los que más notan estas ausencias, dado que los fans sienten reticencia a la hora de meterse en un espacio cerrado, con menos sitio, a ver música en directo.

“Cada vez es más gente la que elige no ir”, dice Dave Brooks, director de música en directo y giras en Billboard. “Y eso da miedo, ¿qué es lo que va a conseguir que regresen? No está claro. Si la gente se mete en la cabeza que no es seguro, se van a perder un montón de clientes, puede que para siempre”.

Incluso aunque se exija la cartilla de vacunación y llevar mascarilla para poder acceder a algunos conciertos -lo cual, además, no se cumple, en ocasiones, a nivel práctico- todavía sigue existiendo el riesgo de contraer COVID, especialmente con la llegada de la nueva variante. Ahora, lo que parecía una recuperación segura provoca muchas dudas tanto en público como en artistas y promotores.

2022 va a ser un camino lleno de baches”, admite Meglen.

RockFM