La verdadera historia del origen de Metallica: una camiseta de Saxon tuvo “la culpa”

El fundador de Metal Blade Records recuerda cómo Metallica acabó en su primer recopilatorio

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista para The Metal Voice (vía Ultimate Guitar) el fundador de Metal Blade Records, Brian Slagel, ha recordado cómo Metallica se originó, en gran parte, “por culpa” de una camiseta de Saxon. Ambos se hicieron amigos gracias a la ropa que llevaba el batería, lo cual provocó que la banda de San Francisco formara parte de la que sería su primera aparición en un disco, el recopilatorio 'Metal Massacre'.

En 1981, Brian Slagel, un fan del heavy del heavy metal y de la NWOBHM se propuso formar una discográfica enfocada a bandas de Los Ángeles que aún no habían firmado.

El primer paso de esta empresa fue lanzar un recopilatorio en el que un montón de bandas poco conocidas, emergentes, que tenían un potencial infinito, 'Metal Massacre'. Con el tiempo, estos álbumes comenzarían a ver la luz de forma periódica, estableciendo una tradición que acabaría durando décadas.

El motivo por el que 'Metal Massacre', el original, de 1982, tiene un lugar tan especial en la historia del rock, es porque incluyó la primera grabación de estudio de la historia de Metallica, con un tema que acabaría apareciendo, también, en su primer disco, “Hit the Lights”. Ahora, Brian ha explicado cómo conoció a Lars Ulrich y acabó incluyéndole en aquella recopilación.

“The Michael Schenker Group tocaba en un recinto llamado el Country Club en Reseda, California, que era un suburbio en Los Ángeles, en diciembre de 1980. Después nos dimos cuenta de que todo el mundo, Metallica, Armored Saint y todas las bandas que después acabarían en el disco estaban en aquel concierto, pese a que no se conocían entre ellos”.

“Así que estaba ahí con mi buen amigo John Kornarens, que, básicamente, era el otro tío que me ayudaba con el fanzine y también con el recopilatorio. Después del show, él estaba en el parking y vio a un chaval vistiendo una camiseta de la gira europea de Saxon. En 1980, nadie en Los Ángeles sabía quién era Saxon, y aún menos vestía una camiseta de un tour europeo. Así que John se acerca al chico y le dice: '¿De dónde has sacado esa camiseta?'. Él le responde: 'Oh dios mío, ¿sabes quiénes son Saxon?'. Y John le contesta que sí, ante lo que el chico le responde: 'Acabo de mudarme desde Dinamarca hace dos semanas. No pensaba que nadie supiera quiénes son Saxon'. 'No, no. Me encantan. Mi amigo Brian y yo les adoramos, tienes que conocerle'”.

“Un par de años después, no me acuerdo de si fue en su casa o en la mía, Lars, John y yo nos juntamos y comenzamos a volvernos locos con la New Wave of British Heavy Metal gracias a Lars. Ya sabes, acababa de mudarse de Dinamarca y no pensábamos que conociera a nadie, ni que fuera a encontrar amigos que supieran lo que pasaba en la escena, porque él era un gran fan de la música. Así que nos hicimos amigos rápidamente”.

Sin embargo, tiempo después Lars comenzaría a querer formar su propia banda y conoció a James Hetfield, con el que empezó a tocar poco a poco.

“Pasó un año y medio... Estaba preparando este disco recopilatorio y Lars me llamó y me dijo: 'Oye, si junto una banda, ¿puedo estar en el disco?'. Y yo le dije: 'Claro, necesitamos bandas en el disco. ¿Por qué no?'. Así que, supongo que la historia es que él y James habían tocado juntos un par de veces pero no iba a ocurrir nada más. Así que cuando Lars volvió y dijo: 'Oye, podríamos estar en un disco...'. Piensa que en 1981 y 1982, estar en un disco era algo muy grande, así que ahí se juntaron como banda. Y los tres... bueno, los dos, grabaron todo. Y después Lloyd Grant tocó la guitarra principal, esa fue la 'Hit the Lights' original”.

Lo cierto es que Metallica acabó entrado en el álbum de pura chiripa.

“Así que me trajeron -literalmente lo típico de Lars- una grabación en casete en el último momento, casi no consiguió entrar en el disco, porque estaba a una hora de no llegar a tiempo. Ya lo teníamos todo listo para comenzar”.

"Así que trajeron un casete y luego no podíamos... costaba 50 dólares para pasar el casete a una cinta de un cuarto de pulgada. Y ninguno de nosotros tenía el dinero. Por suerte, John Kornarens tenía 50 dólares, así que los pagó y Metallica acabó en el disco".

RockFM