La verdadera historia de la pelea entre Iron Maiden y Judas Priest: “K.K. Downing tiene problemas”

El roadie original de Iron Maiden explica qué fue lo que sucedió con Judas Priest
La verdadera historia de la pelea entre Iron Maiden y Judas Priest: “K.K. Downing tiene problemas”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición en The Metal Voice (vía Ultimate Guitar), el roadie original de Iron Maiden, Steve 'Loopy' Newhouse, que trabajó con la banda entre 1978 y 1984, ha explicado qué fue lo que pasó realmente entre los colosos británicos y Judas Priest en el primer tour conjunto de ambas bandas que, presuntamente, se pelearon.

“La historia real comienza porque Paul Di'Anno dio una entrevista con Sounds Maganize una semana antes de la gira, diciendo que iban a echar a Judas Priest del escenario”, explica.

“Y K.K. Downing se obsesionó con eso, así que no le habló a nadie de Iron Maiden o del equipo durante todo el tour. Pero K.K tiene problemas... Lo dejaré ahí”.

Durante la charla, Steve también ha hablado sobre algunos de los primeros cambios en la formación de Iron Maiden, como la salida del batería Doug Sampson y la contratación de Clive Burr.

“Fue devastador, aunque algo mutuo. Doug sabía que la banda estaba creciendo y creo que, por motivos de salud, no podía soportarlo”, explicó. “Estuvimos en el estudio, probablemente, durante un par de semanas. Obviamente, yo me estaba rascando el ombigo mientras el resto de la banda tocaba”.

“Dennis Stratton vino y estuvo con nosotros un par de días, durante los que nos dijo que conocía a un batería. Y creo que, en un par de días, Clive Burr vino”.

“Había espacio para su batería, vino con ella, se sentó y comenzó a unirse a la banda en lo que estaban haciendo. Desde el primer momento, vimos que el tío era fenomenal. Fue un shock ver a Dougie irse, pero también nos encantó que viniera Clive”.

“No tenía ni idea de cómo era. Nunca antes le había visto tocar. Y, aparentemente, había estado en un par de bandas de las que había oído hablar, como el antiguo grupo de Bruce Dickinson, Samson, creo”.

Sin embargo, Clive tampoco duraría eternamente en Iron Maiden, y de hecho, acabó siendo despedido de la banda. ¿Cuál fue el motivo?

“Las discusiones constantes. No voy a decir discusiones, pero siempre me echaba la bronca porque la batería no estaba a su gusto”.

“Le puedo defender hasta cierto punto, pero llegamos a un momento en el que alguien más se dio cuenta de lo que estaba haciendo”.

“Yo estaba montando la batería como tenía que hacerlo, todo estaba marcado, de forma que no me pudiera equivocar. Después él venía, movía algo y lo hacía porque no estaba como él quería”.

“Pero luego se ponía a tocar y lo volvía a poner donde estaba. Pero durante la prueba de sonido, me destrozaba, me agredía verbalmente diciendo cosas como: '¡Lo has hecho mal otra vez! Si no lo haces bien, te voy a despedir”.

“Y, al final del tour japonés de 1981, cumplió su deseo, me despidió. Hizo que Tony Wiggins, el tour mánager, me despidiera. Pero, como he dicho, no fui yo el que se dio cuenta de lo que estaba haciendo, fue la gente de iluminación, que no tenía nada que hacer”.

RockFM