La verdadera vocación de Bruce Dickinson (Iron Maiden): “Una forma sana de quitarme el complejo de bajito”

Aunque Bruce Dickinson quería dedicarse a este deporte, acabó desarrollando pasión por la esgrima
La verdadera vocación de Bruce Dickinson (Iron Maiden): “Una forma sana de quitarme el complejo de bajito”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con AXS TV (vía Ultimate Classic Rock), el cantante de Iron Maiden, Bruce Dickinson, ha desvelado cuál fue su vocación deportiva original, aunque al final acabara dedicándose a la esgrima -disciplina en la que acabó compitiendo- por accidente. El vocalista afirma que le hubiera gustado ser boxeador y que, si gente como Napoleón Bonaparte se hubieran entregado a ese deporte, les hubiera ido mejor.

“Quería ser boxeador porque quería pelearme con gente”, explicó Dickinson. “Porque soy bajito y ya sabes que la gente que no es muy alta tiene problemas. Quiero decir, mira a la gente bajita célebre, como, por ejemplo, Napoleón. Si hubiera sido boxeador, hubiera estado bien. ¡Pero no! Tenía que ir a conquistar el mundo y todo eso”.

“Así que pensé que ser boxeador hubiera sido una forma sana de quitarse todos estos complejos”, continúa Dickinson. “Sin embargo, no daban clase de boxeo en mi escuela ni ningún tipo de arte marcial”. Sin embargo, el futuro cantante de Iron Maiden estaba a punto de encontrarse con una pasión inesperada.

Un día, uno de sus profesores, que sabía trabajar el metal, le descubrió el mundo de la esgrima “por accidente”. “Apareció un día con Excalibur, un enorme mandoble. Dijimos: '¡Guau! Señor, eso mola un montón'. Y él nos contesta: “Os puedo enseñar a hacer una de estas, y también puedo enseñaros a usarla'”.

Y es que este señor también daba clases de esgrima. “Un puñado de nosotros nos apuntamos”, recuerda Dickinson. “Fue el deporte que se me acabó dando bien así que, obviamente, seguí con él. Estoy muy feliz de haberlo hecho”. Al final, Bruce acabaría llegando a competir a nivel olímpico: “Estaba más o menos en el medio. Es como si eres tenista profesional pero no estás en el top 10 del mundo, ni siquiera en el 50, pero no eres malo”.

A día de hoy, el cantante de Iron Maiden sigue compitiendo “a nivel veterano”. “Siguen intentando cambiarle el nombre a mi categoría. '¿Podríamos llamarlo nivel de Maestros? ¡Suena un poco mejor!'. No... ganas porque el resto de la gente se muere (de vieja) antes”.

RockFM