El “vergonzoso” concierto que casi provoca que Nicko McBrain abandonara Iron Maiden

El batería de Iron Maiden, Nicko McBrain, lo pasó tan mal que quiso dejar la banda
El “vergonzoso” concierto que casi provoca que Nicko McBrain abandonara Iron Maiden

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición en el podcast Talk Is Jericho (vía Ultimate Guitar), el batería de Iron Maiden, Nicko McBrain, ha recordado la “vergonzosa” noche sobre el escenario con la banda que casi le hizo abandonar el conjunto.

Todo comenzó cuando el batería fue preguntado por si, en algún momento, lo pasó mal en el escenario y tuvo que seguir tocando pese a que las cosas no estaban saliendo, precisamente, a pedir de boca.

“Elige cualquier canción, cualquiera”, bromeó primero Nicko McBrain.

“Una historia que me viene a la mente es cuando estábamos en la gira de 'Powerslave'. Tocamos tres noches en el Hammersmith Odeon, puede que más, de hecho. Lo mismo hicimos cinco fechas allí”.

Estábamos tocando 'Flight of Icarus' y Bruce Dickinson siempre, antes de que sigamos a mitad del tema, dice eso de: 'Gritad para mí, Hammersmith. Gritad para mí, Hammersmith. Gritad para mí, Hammersmith' tres veces!”. Siempre lo hacía tres veces seguidas”.

“Sin embargo, una de esas noches, Bruce dijo: 'Gritad para mí, Hammersmith. Gritad para mí, Hammersmith'. No llegó a hacerlo una tercera vez, así que Dave Murray y yo... El caso que Adrian Smith estaba a la izquierda del escenario, Dave a la derecha y Bruce al frente”.

Al parecer, la banda se desacompasó y la canción empezó a no sonar como tenía que hacerlo. “No podía parar: 'Si lo hago, será una vergüenza. Tengo que continuar... ¿Cómo salgo de esta?'”.

“Todos ellos acabaron subiendo al alzador de la batería, y estaban ahí de pie en los escalones frente a mí diciendo: '¡¿Qué cojones estás haciendo?!'”, recuerda McBrain.

“Así que fue uno de esos momentos. Después fuimos a grabar, el producctor Martin Birch estaba fuera del estudio portátil de los Stones. Ellos estaban en la parte de atrás y yo toqué, habiendo pasado un concierto que fue una verdadera vergüenza”.

“Fui del enorme: 'Sí, estoy tocando genial' a 'Oh dios mío, ¿qué acaba de hacer'. Pensé: 'No me van a despedir, voy a dejar yo la banda'. Así que salí cuando acabamos el concierto, entré en el camerino, y les dije a los chicos: 'Lo siento muchísimo. No tenéis que despedirme, ya me voy yo'”.

“Todo el mundo empezó a partirse de risa. Martin Birch entró y me dijo: '¡Eso no ha tenido precio!'. Hay una grabación de ese momento en algún lado, ojalá le hubiera preguntado sobre ella a Martin”.

“Le pregunté sobre ello hace ya muchísimos años, y me dijo que había una grabadora documentando todo el show, era una cinta de cuatro pulgadas, no una magnética de dos. Ya sabes, en aquella época todo era analógico”, explica Nicko McBrain.

“Y me dijo: 'La tengo en mi ático, la sacaré un día solo para avergonzarte'. Fue toda una experiencia”.

El nuevo disco de Iron Maiden, 'Senjustsu', ya está disponible para su escucha.

RockFM