La violenta confrontación entre James Hetfield y Lars Ulrich (Metallica): “Dio miedo, pero fue necesaria”

El vocalista y el batería de Metallica se enfrentaron cara a cara tras el regreso de Hetfield de rehabilitación
La violenta confrontación entre James Hetfield y Lars Ulrich (Metallica): “Dio miedo, pero fue necesaria”

Tiempo de lectura: 2’

Durante la factura del polémico 'St. Anger' (2003) de Metallica, James Hetfield, que acababa de volver de rehabilitación a causa de sus problemas con el alcohol, y Lars Ulrich tuvieron una violenta confrontación que “dio miedo, pero fue necesaria”, según afirma el antiguo psicoterapeuta de la banda, Phil Towle, en una nueva entrevista con Metal Hammer.

La infame pelea explosiva entre Lars Ulrich y James Hetfield durante la factura del octavo redondo de los de San Francisco tuvo lugar después de que la grabación se parase para que el cantante pudiera arreglar sus problemas con las adicciones. Cuando James regresó, afirmó que necesitaba imponer algunas reglas para poder comprometerse con el proyecto. Esto acabó derivando en una serie de violentas discusiones, grabadas en el documental 'Some Kind Of Monster', cuya culminación llegó con Lars Ulrich gritándole “¡Joder!” a Hetfield a la cara.



“Lars no estaba siendo un gilipollas”, dice ahora Towle, en un especial celebrando las cuatro décadas de carrera de Metallica, afirmando que esta bronca fue resultado de “años de frustración”.

Estos chicos estaban esperando a James”, dice Towle, poniendo en contexto la situación. “Esperando, esperando, esperando... no solo esperando, sino preguntándose si James iba a regresar. Estaban asustados de que se fuera a acabar. Y cuando James llega marchando y dice: 'No puedo trabajar a entre ciertas horas y ciertas horas', Lars estaba realmente enfadado. En plan: '¿Qué cojones? Te hemos estado esperando, y nos has controlado durante 10 meses. Y posiblemente sintió que James les había controlado durante todo ese tiempo, ¿verdad? Está fue la culminación de años de frustración”.

“Lars no estaba siendo un gilipollas”, insiste Towle, “solo era alguien que estaba expresando el enfado que había sentido. Y James estaba diciendo: 'Mirad, chicos, tengo que trabajar con mi familia, mantenerme sobrio y también la compostura'. Así que esa colisión dio miedo, pero fue necesaria”.

Por su parte, Joe Berlinger, director del documental, da crédito a Phil Towle como una parte integral de la supervivencia de la banda, lo cual no compartía la audiencia cuando se publicó la cinta.

Creo que la gente lo entiende mal y piensa que tenía agarrada a la banda para cobrar, intentando ordeñar la situación”, dice Berlinger. “No creo que ese fuera el caso en absoluto. Creo que es un ser humano que se preocupa y lleva el corazón por delante. Hizo un gran trabajo con la banda y llegó un punto en el que no se podía hacer nada más, y lo pasó mal diciendo adiós. Pero que se sinitera así significa que, sin duda, le dio a Metallica las herramientas que necesitaban para volver a ser una hermandad”.

RockFM