Zakk Wylde (Ozzy Osbourne) da su sincera opinión sobre su predecesor, Randy Rhoads

El guitarrista de Ozzy Osbourne habla sobre el músico que ocupó su puesto por primera vez
Zakk Wylde (Ozzy Osbourne) da su sincera opinión sobre su predecesor, Randy Rhoads

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Guitar World (vía Ultimate Guitar), Zakk Wylde, guitarrista de Ozzy Osbourne, ha hablado sobre su trabajo con el Príncipe de las Tinieblas, sincerándose, además, sobre Randy Rhoads, guitarrista original de la banda de Ozzy y autor de algunos solos más emblemáticos de la historia del rock y del metal.

“Cada vez que la gente me pregunta por el legado de Randy Rhoads, les digo que todo va sobre su forma de componer. Era el pack completo, con técnica y tono, pero su forma de componer es lo que ha sobrevivido al paso del tiempo”.

“Todos los guitarristas que nos encantan a día de hoy son los que mejor componían. Podría tocar cualquier solo de Randy y sabías nombrar la canción. Lo mismo va para 'Hotel California' o 'Stairway to Heaven'. Así de fenomenales eran aquellos intérpretes”.

Zakk, además, ha recordado cómo fue el regalo más especial que le hizo Ozzy Osbourne, una Gibson Les Paul Junior de 1957, un instrumento que, sin duda, no venderá nunca.

“Es realmente especial por que mi jefe la compró para mí. Recuerdo que abríamos para Mountain y Leslie West sonaba increíblemente bien. Tocaba una '57 Junior, así que Ozzy me la regaló cuando cumplí 21 años”.

“Siempre ocupará un lugar especial en mi colección y, además, suena genial. La tengo guardada con todos mis instrumentos especiales. En el pasado, si vendería mis guitarras The Grail o The Rebel y es como: '¡No!'”. Esos instrumentos siempre serán parte de mi”.

“Cuando grabamos 'Ozzmosis', recuerdo que el productor Michael Beinhorn me regaló una Junior de double-cutaway roja del '58 y aún la tengo. También guardo mi Gibson SG del '65. Nunca voy a deshacerme de esas viejas guitarras”.

Zakk también ha hablado sobre el estado de salud de Ozzy que, el año que viene, una vez recuperado, va a salir de gira de nuevo.

“¡Esperemos poder salir! Ozzy sigue siendo muy divertido. Recuerdo el día que se fastidió el cuello y fui a verle al hospital. Tenía todas estas flores en su habitación y le pregunté de quién eran”.

“Y él va y me contesta: 'No lo sé, pero en todas las tarjetas pone: 'Aún no estás muerto'. Sean quienes sean, ¡no les debo de gustar demasiado'. Lloré de la risa. Siempre ha sido un tipo desternillante. Lo pasábamos genial en los shows, cantaba genial cada noche”.

“Así que sí, está trabajando duro, está levantando pesas, levantando peso muerto, flexiones y otros ejercicios al mismo nivel que lo hacía antes de lesionarse”.

¿Y cuál es la mejor lección de vida el que el guitarrista se ha llevado tras años de trabajar con Ozzy?

“Lo más importante de él es que lo vive. Si se cae, se levanta y sigue adelante. Recuerdo que durante todo el tiempo que hemos tocado juntos, siempre pasaba lo mismo si se encontraba mal o algo, y, a las dos canciones, no le quedaba voz”.

“Acabábamos de tocar 'War Pigs' y me preguntaba si cancelaría o si retrasaría el show. Y siempre se ponía como: ¡Qué le den!' y seguía cantando. Siempre llegábamos a poder dar el concierto”.

“Seguía cantando con todas sus fuerza y yo estaba como: 'Wow... ese es mi chico'. Él es mi héroe porque se niega a rendirse. No va a dejar que nada le derrote. Es el mejor de los mejores”.

RockFM