'Abraxas', de Carlos Santana: del LSD a una obra maestra de color y música

Recordamos el día que Santana entró en el estudio para grabar 'Abraxas' y lo que supuso aquella joya de la música
ctv-wfx-abraxas-2
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

No saldría publicado hasta finales de septiembre de 1970; sin embargo, tal día como hoy de aquel año, Carlos Santana entró en el estudio a grabar el que sería una de sus obras maestras, 'Abraxas'. Ocho meses antes de entrar en el estudio, Santana (y toda su banda) habían dejado una fantástica impresión a su paso por el festival de Woodstock. Algo, por otro lado, que sigue soprendiendo a Carlos Santana: "Cuando aterrizamos en Woodstock, jamás en mi vida había visto a tanta gente reunida. Era como un océano de cabezas, dientes y cabellos. La cuestión es que cuando aterrizamos, a la primera persona que vi fue a Jerry García, quien me pregunó a qué hora saldríamos al escenario. Y le dije que un par de actuaciones después de él. A esto me dijo que me relajara porque había mucho retraso. Entre tanto, me preguntó si quería un poco de ácido. 'Sí, por qué no, respondí'. Hice mis cálculos, y pensé que para nos tocara salir ya se me habrían pasado los efectos de LSD. Tan pronto como lo tomé, toda mi conciencia se expandió. Justo en ese momento, veo que se me acerca una cara y me dice que si no tocaba ahora, no lo haría en absoluto. Ahí me concentré todo lo que pude, pidíendole d Dios que me ayudara a tocar, y recordar dónde tenía que ir cada dedo". Bueno, en ese estado actuó Santana, dejando a su paso una de las actuaciones más memorables de Woodstock (aunque a él no le gusta verse en la película que lanzaron tiempo después). 

Después de un magnífico debut, y una gran actuación en Woodstock, a Santana y compañía se les presentaba esa "presión" de publicar un nuevo disco. No sabemos si sintieron o no esa presión, pero lo que sí sabemos es que firmaron un disco glorioso. Un trabajo que les llevó poco más de dos semanas acabar, y en el que la banda al completo demostró el arte que tenían a sus espaldas fusionando todo tipo de estilo musicales: desde el jazz, al rock y los rtimos latinos, pasando por ese toque espiritual que tanto reinaba en los años 70. 

En 'Abraxas', dos de las canciones más populares son versiones: "Oye, cómo va" y "Black Magic Woman". La primera de Tito Puente, y la segunda de Fleetwood Mac. Aún así, también nos encontramos con piezas originales como "Samba pa ti"; una canción que Carlos Santana compuso estando alojado en un hotel de Nueva York. Santana recuerda cómo estaba mirando por la ventana de su habitación, y quedó fijado por un músico callejero, algo perjudicado por el alcohol, que se encontraba en una lucha personal entre llevarse a la boca la botella de alcohol o su saxofón.

Uno de los elementos más llamativos del disco, aparte de su música, es la portada. La obra parte de una pintura del artista Mati Klarwein, titulada la "La Anunciación" (1961). Carlos Santana recuerda que quedó fasinado por ella, y que la quería para su disco: "Recién había descubierto que la música y los colores son alimento para el alma; y cuando vimos aquel cuadro pensé, '¡Vaya festín! Inemiatamente pregunté quién era la persona que había pintado el cuadro". Klarwein se inspiró en la historia bíblica del ángel Gabriel, quien le anuncia a María que concebirá al hijo de Dios. Santana vio en el cuadro una manera de encapsular la estética de su música; mientras que el título, tiene su orgigen en el libro 'Demian: Historia de la juventud de Emil Sinclair", de Herman Hesse.

El disco es una obra de arte en todos los sentidos, y funcionó muy bien cuando fue publicado. El 27 de febrero de 1971 alcanzó el tercer puesto del Billboard, y se mantuvo presente durante 43 semanas.

RockFM