El bajista de Hanoi Rocks desvela los minutos previos a la muerte de Nicholas Dingley "Razzle": "Fue muy duro"

Un accidente de coche junto Vince Neil de Mötley Crüe se llevó para siempre la vida de "Razzle", pero... ¿Cómo fueron lo minutos previos a la muerte?
El bajista de Hanoi Rocks desvela los minutos previos a la muerte de Nicholas Dingley “Razzle”: "Fue muy duro"

Tiempo de lectura: 2’

El 8 de diciembre de 1984 la vida de Nicholas Dingle, más conocido como “Razzle”, se apagó para siempre. El batería de la banda finlandesa Hanoi Rocks murió en un accidente de tráfico a bordo de un coche que conducía Vince Neil de Mötley Crüe. Los miembros de ambas bandas habían hecho buenas migas y se encontraban en una fiesta en casa de Neil. En un momento de la velada, el anfitrión tuvo la idea de ir a por más alcohol, se llevó a Razzle para que le acompañara y ya no volvieron a verlo con vida. Cambiaron de carril y chocaron de lleno con otro vehículo que venía de frente.

Tal y como ha recogido Blabbermouth, durante una entrevista en Waste Some Time With Jason Green, el bajista de Hanoi Rocks, Sami Yaffa, recordó cómo habían sido esos momentos previos a la muerte del batería de Hanoi Nicholas "Razzle" Dingley, producida en ese trágico accidente junto al cantante de Motley Crue, Vince Neil.

Vince vino a recogernos a Razzle y a mí. Nos alojamos en el Franklin Plaza Suites, o algo así. Porque Razzle y Vince eran amigos, así que él iba a recoger a Razzle y mostrarle los alrededores de Los Ángeles y todas estas cosas. Y Razzle estaba como: 'Sami, ven conmigo'. Y vino con un pequeño auto deportivo, no fue ese auto el que terminó en un accidente, fue otro, pero era un biplaza, y no había lugar”, comenzó recordando en la entrevista.

"Y Razzle estaba como: 'Oh, a la mierda, amigo. Solo súbete a mi maldito regazo'. Así que éramos tres simplemente paseando por Los Ángeles. Y él nos mostró Santa Mónica y Hollywood Boulevard y condujimos por todos los alrededores de Los Ángeles. Así que pasamos una tarde muy agradable con Vince. Y luego dijo: 'Regresemos a mi casa y mi esposa preparará un almuerzo, o lo que sea, y algo de cena, y pasaremos el rato'".

"Y eso es lo que terminamos haciendo - terminamos pasando el rato, tomando unas cervezas y fumando un porro y pasándonos un buen rato y hablando de cosas. Y poco a poco, se convirtió en una fiesta. Pero en realidad no fue como una fiesta loca. Y como había estado bebiendo cerveza todo el día solo dije que me iba a echar una siesta. De hecho, me pidieron que fuera con ellos a comprar más cerveza. Y dije: 'Voy a tomar una siesta’”.

“Y cuando me desperté, Mick Mars me estaba despertando. Y me preguntaba dónde estaban todos los demás. Y me dijo que había habido un accidente. Fuimos al hospital y me enteré de que mi hermano se había ido. Fue muy duro", terminó contando el artista.

RockFM