"I Believe in a Thing Called Love" y The Darkness: unidos por Queen, forjados por AC/DC

Sin los clásicos de Queen y AC/DC, The Darkness y su "I Believe in a Thing Called Love" nunca hubieran existido 
"I Believe in a Thing Called Love" y The Darkness: unidos por Queen, forjados por AC/DC

 

Tiempo de lectura: 3’

Pocas bandas del nuevo milenio han sabido aúnar el sonido de los clásicos en un formato de éxito, tan bien como The Darkness, una banda que, al menos en sus comienzos, bebía como nadie de dos de las leyendas más grandes de la historia del rock, AC/DC y Queen. Su mayor hit, "I Believe in a Thing Called Love", es la prueba de ello. 

Aunque el cantante de la banda, Justin Hawkins, había estudiado Tecnología Musical y había vivido de la música hasta entonces, fue Queen la banda que le llevó a embarcarse en la aventura musical que le llevaría al estrellato. Justin, junto a su hermano Dan, había militado en varias bandas, incluyendo un tributo a Deep Purple, y, además, se había ganado la vida escribiendo canciones para anuncios, llegando a debutar su música en televisión con marcas tan conocidas como Ikea. Sin embargo, fue una noche de fiesta, en la que el cantante participó en un concurso de karaoke, la que lo cambió todo. Ante la audiencia de lo que suponemos, era un pequeño bar de Londres, Hawkins se dispuso a interpretar su propia versión de "Bohemian Rhapsody"

Fue entonces cuando a Dan, su hermano, que estaba entre la audiencia, se le iluminó la bombilla. Junto a su amigo Frankie Poullain, que tocaría el bajo, y con el batería Ed Graham, al que contratarían posteriormente, montarían una banda que consiguiera abarcar el espíritu de aquello que estaba presenciando, pero con su propio estilo. En una nota aparte, y mirando muchos años más hacia delante, el batería actual de la banda es Rufus Taylor, el hijo del batería de Queen, Roger Taylor. Con él, el círculo está completo. 

Sin embargo, volvamos a mirar atrás. Al montarse la banda y comenzar a componer, The Darkness tuvieron otro grupo muy en mente, se trata de los australianos AC/DC. Cuando escuchamos "I Believe in a Thing Called Love", no cabe duda de que el riff característico del tema está inspirado por grandes canciones del conjunto australiano, más en concreto el "T.N.T" de 1975. 

"Es una canción muy importante para The Darkness, aunque cuando la compusimos no me terminaba de convencer", contaba Dan Hawkins a Classic Rock hace ya unos cuantos años. "El estribillo es esúpidamente pegazido, y pensé que la gente se la iba a tomar a broma. Desde el principio, el tema triunfó. Esta canción, de hecho, está en el extremo más cercano a Queen y a Def Leppard de lo que hicimos, porque el 90% de nuestras canciones están inspiradas en los AC/DC de la década de los '70. Es verdad que también nos han influido bandas como Aerosmith o Thin Lizzy". 

Lo cierto es que la canción se compuso en una situación un tanto precaria: "Fue un esfuerzo colaborativo. Frankie y yo compartíamos piso en Primose Hill, en Londres. Aunque la zona suene bien, el sitio era un agujero. Justin solía venir y los tres componíamos juntos, improvisando en acústico, porque no teníamos dinero para una sala de ensayo. Cuando nos pusimos a escribir 'I Believe in a Thing Called Love', teníamos alcohol, fumamos algo de cannabis e intentamos crear la canción más ochentera que pudieramos. Comenzamos con el riff, que se le ocurrió a Justin. Sonaba bien desde el principio, pero cuando llegamos al estribillo, le dije que, si cantaba eso delante de la gente, se reirían de nosotros. Para el resto de la canción, hice varios arreglos intentando que sonara más guay, más 'rockera'", explicó Dan Hawkins en la misma entrevista.  

Debió ser frustrante para el guitarrista que, cuando el tema comenzó a sonar en las radios de todo el mundo, sus espectaculares solos de guitarra no sonaran, ya que, aunque la canción esté construida en base a ellos, además de en torno al estribillo. 

La letra, por otra parte, no tiene demasiado sentido. "Son algunas de las cosas estúpidas que la gente suele cantar y que siempre me hacen sonreír", explicó Justin Hawkins a Songfacts hace años. "Hablo de cosas como 'My heart's in overdrive and you're behind the streering wheel'. Esa frase es una estupidez, pero si la cantas de la manera adecuada, no suena tan mal. No es que tenga un significado inteligente detrás, solo es una bobada. Y creo que el hecho de que lo sea es lo que te anima, hace sentir a la gente que está siendo parte de algo puro e inocente". 

En esta misma tónica estaba el videoclip del tema, absudo y divertido. Eso sí, si aún te faltan pruebas de que AC/DC y Queen son dos pilares importantísimos para The Darkness, en el metraje hay un curioso homenaje a los de Brian May que, sin duda, lo hace aún más especial. 

RockFM