'Black Rose: A Rock Legend', una genialidad de Thin Lizzy

El noveno disco de Thin Lizzy salió publicado un día como hoy, pero de 1979. Aprovechamos para recordar cómo fue su grabación
ctv-awu-lizzy
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Cuando Thin Lizzy publicaron 'Black Rose: A Rock Legend', muchos opinaron que la banda se encontraba en el pico creativo de su carrera. Ya habían demostrado ser un grupo electrizante, con discos como 'Jailbreak' (1976) y dejar joyas en directo como 'Live and Dangerous' (1978). Sin embargo, a Thin Lizzy aún le quedaban territorios por explorar, y en ellos gastarían sus últimos cartuchos. Y es que con la publicación de 'Black Rose: A Rock Legend' no solo alcanzaron ese olimpo creativo sino que, también, hubo quienes se atrevieron a decir que, a partir de ahí, el grupo ya no alcanzaría cotas similares.

Hoy se cumplen 41 años de la pubnlicación del noveno disco de estudio de Thin Lizzy, y como muchas bandas de los años setenta, demostraron un derroche de creatividad y hambre de estudio. No en vano, publicaron su debut en 1971. Decíamos que con 'Black Rose', la banda siguió profundizando en sus raíces más hard rockeras pero, también, se animaron a explorar nuevas propuestas. Es muy posible que la vuelta a la banda del guitarrista Gary Moore tuviera algo que ver. No era la primera vez que Moore colaboraba con Phil Lynott y compañía; ya había apoyado al grupo en otras ocasiones cuando les hizo falta buscar sustituto en algunas giras, y grabando algunas canciones juntos. De hecho, Gary Moore y Phil Lynott compartieron banda en Skid Row

Para trabajar en 'Black Rose', Thin Lizzy volvieron a contar con la colaboración del productor Tony Visconti (y sería la última). Como localización, eligieron París y, concretamente, los estudios Pathé Marconi Studios, en los que un año antes, The Rolling Stones habían grabado el disco 'Some Girls'. Visconti recuerda que las sesiones de grabación rezumaban rock and roll y espíritu creativo. En París grabaron la mayor parte del disco; sin embargo, hubo canciones que fueron grabadas en otra localización. Es el caso de "Sarah", una canción que Lynott compuso para su hija recién nacida, y en la que desbordó sentimiento codo con codo con Gary Moore. La canción, en un principio, Lynott la tenía en mente para un trabajo en solitario, pero decidió temrinar por incluirla en este disco. Sobre el proceso de grabación, Visconti recuerda lo sigueinte: "Fue un rgan trabajo que requiró de intensa concentración, y aunque Gary Moore podría haber tocado todas las partes de guitarra él mismo, fue emocionante ver cómo guiaba a Scott Gorham en las armonías de la segunda guitarra. No llevó mucho tiempo grabar el disco, ya que el resto de las canciones eran más del estilo rock de Thin Lizzy".

Tony Visconti fue el hombre que mejor suppo potenciar el estilo tan característico de Lizzy, de ahí que volver a contar con él era un paso natural. Aunque también es cierto que, si bien Lynott se encontraba en un momento de creatividad imponente, en lo personal era evidente que se marchitaba por dentro. Visconti lo pone en estas palabras: "Es muy duro tener que decirle a uno de tus amigos que está consumiendo demasiado (heroína) cuando tú mismo consumes de vez en cuando. No quieres convertirte en un hipócrita. Intenté hacérselo saber a Phil, pero al igual que ocurre con mucha gente que tiene un problea de adicción, dijo: 'No te preocupes, lo tengo controlado'".

Phil Lynott falleció un 4 de enero de 1986 a causa de sus adicciones. Junto a Thin Lizzy, dejó un gran legado musical entre el que se cuenta el disco que celebramos hoy, 'Black Rose: A Rock Legend'. Cuando el disco salió publicado alcanzó el segundo puesto de las listas del Reino Unido, siendo uno de sus grandes éxitos en ese sentido.

RockFM