¿Cómo acabó Bob Dylan rapeando en un álbum de 1986?

El cantautor acabó rapeando en un disco de otro artista a mediados de los '80
ctv-gzj-bob-dylan-we-are-the-world

Tiempo de lectura: 2’

Aunque hay quien dice que el track de 1965 “Subterranean Homesick Blues” es, en parte, uno de los elementos que ayudó a establecer lo que después sería el hip-hop, poca gente se hubiera imaginado que, a mediados de los '80, el artista acabaría haciendo una aparición en un álbum de los padres fundadores del género, Kurtis Blow. ¿Cómo iba a acabar Dylan rapeando?

Los mediados de los '80 y principios de los '90 trajeron muchos cambios en la sociedad y muchos no fueron del gusto de la leyenda. Y es que nos encontrábamos en plena era de la MTV, Ronald Reagan estaba en la Casa Blanca y el mundo comenzaba a avanzar a una velocidad inimaginable hasta aquel entonces. En esta época, Dylan se subiría a bordo de the Traveling Wilburys, con leyendas como George Harrison, Roy Orbison, Jeff Lynne y Tom Petty y también dejaría su marca en una canción de la que nadie se olvida, “We Are the World”, en la que participaron múltiples artistas. Pese a todo esto, Bob no estaba cómodo con el contexto en el que vivía. 

Junto en 1986, Kurtis Blow publicó su octavo álbum, 'Kingdom Blow', cuya canción “Street Rock” cuenta con la voz de Dylan tanto en la introdución como en una estrofa completa. Este no fue el único músico en colaborar en el álbum, puesto que George Clinton -no confundir con el político- también se prestó a colaborar en un track. 

Sin embargo, ¿cómo sucedió esto? Aparentemente, en marzo de aquel año, Dylan volvía a América después de girar por Australia y, por algún motivo, acabó rapeando ante un maravillado Blow, que no se podía creer que el cantautor también pudiera destacar en aquel género. Como no podía ser de otra manera, lo que Dylan espeta en esta grabación es una crítica social en la que habla sobre los medios de comunicación, el dinero y el hambre.  

El motivo de esto, según el propio Dylan, fue el hecho de que había perdido “poder y dominio sobre las almas” de la gente y que, aunque una vez rapeando fue suficiente para él, consideró que quería hacerlo porque aquel “poder” lo tenían, en aquel entonces, los raperos. De hecho, desde aquel entonces, Dylan comenzó a escuchar a raperos y bandas como Ice-T, Public Enemy, N.W.A. o Run DMC. “Todos eran poetas y sabían lo que estaba pasando”, explica en sus crónicas Dylan. 

Aunque la canción nunca fue un single y poca gente la recuerda, ahora te la traemos para que la escuches:

RockFM