Cómo los Sex Pistols le robaron todo su equipo a David Bowie

La leyendas del punk no tuvieron piedad del Duque Blanco 
DAVID BOWIE 1973

January 1973: British pop singer, David Bowie.

Tiempo de lectura: 2’

Normalmente, las grandes estrellas del rock han tenido toda clase de encontronazos a lo largo de su carrera. No han sido pocos los que se han enfrentado en backstage o en fiestas por cosas absurdas, como celos, ego o, simplemente, a causa del alcohol y las drogas. Sin embargo, pocas veces ha sucedido algo como que una banda le haya robado a otra sin que uno de los involucrados se diera cuenta. Así sucedió con Sex Pistols y David Bowie

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, en aquella época, los Sex Pistols eran unos chicos ingleses que, lejos de estar acomodados, eran bastante pobres. En aquel momento, el grupo de amigos decidió que quería montar una banda y, para ello necesitaban equipo. Sin dinero, no podían comprar instrumentos y el único recurso que les quedó fue robar. La decisión estaba tomada y ahora era el momento de ejecutar el plan. 

La casa de Paul Cook, batería fundador de la banda, estaba muy cerca de las salas de concierto más famosas de Reino Unido, así que, sin dudarlo un momento, la banda marchó hacia allí. Todo lo que se montaba sobre aquellos escenarios era valioso y útil para aquellas estrellas en potencia, que lo tuvieron muy fácil para entrar en uno de aquellos recintos, el Hammersmith Odeon. 

El método era sencillo, solo había que entrar por la puerta de atrás, por donde también se podía acceder al escenario, cuando no hubiera nadie presente. Entonces, aquellos jóvenes Sex Pistols, que no sabían ni tocar en aquel momento, sustraían todo el material posible y se marchaban rápidamente y sin dejar huella. La banda se hacía con guitarras, bajos, amplificadores y hasta, en una ocasióm, con una PA.

Cuando los Sex Pistols se enteraron de que David Bowie venía al Hammersmith, la banda comenzó a frotarse las manos. El músico estaba encarando el final de su tour de “Ziggy Stardust” y, por suerte, tenía varias fechas en el mismo pabellón. ¿Qué significaba eso? Que los instrumentos de la banda se quedaban montados en el escenario durante la noche. Puede que fuera práctico para montar menos pero, a nivel de seguridad, tomar aquella decisión fue un error, sobre todo con los Sex Pistols acechando. Como podrás imaginar, la banda se llevó todo lo que pudo y más. 

Nunca sabremos cómo se enteró Bowie de lo sucedido ni cuál fue su reacción pero, eso sí, a fin de cuentas, está claro que gran parte del triunfo de los Sex Pistols fue gracias a Bowie y a todos los músicos que, de forma involuntaria, acabaron prestando sus instrumentos para la causa del punk. 

RockFM