Cómo Tommy Lee (Mötley Crüe) le dio una lección a Warrant con una bandeja de sus propios excrementos

Sí, Tommy Lee hizo aguas mayores en una bandeja, pero fue por una buena causa
Cómo Tommy Lee (Mötley Crüe) le dio una lección a Warrant con una bandeja de sus propios excrementos

Tiempo de lectura: 2’

Cuando, en 1989, la banda de heavy metal Warrant consiguió lograr un hit single con el tema “Heaven”, esto les ayudó a acabar siendo parte de un tour muy especial, la espectacular gira de presentación de 'Dr. Feelgood', que Mötley Crüe estaba llevando a cabo. Sin embargo, tal y como nos narra Ultimate Classic Rock, a los autores del disco 'Cherry Pie' se les había subido un poco (bastante) la fama a la cabeza.


Después de girar con bandas y artistas como D'Molls, Britney Fox y Eddie Money, Warrant tenía la oportunidad de consagrarse con su nueva música y, además, con la posibilidad de girar junto a unos titanes del rock que, a buen seguro, podrían terminar de catapultar a la banda hacia su particular trono. Sin embargo, tal y como recuerdan Joey Allen y Steven Sweet en el nuevo libro 'Nothing but a Good Time', que firman Tom Beaujour y Richard Bienstock, el grupo no pilló a los Crüe en el mejor momento para andarse con tonterías.


Y es que, durante la gira de 'Dr. Feelgood', Mötley Crüe estaba buscando intentar limpiarse, tras demasiados años de alcohol, fiesta y drogas, entre las que, para rematar, estaba una de las peores, la heroína que casi le cuesta la vida a Nikki Sixx, tal y como se narra en “Kickstart my Heart”. Quizás por esto, la actitud de “estrella del rock” perjudicada y caótica que la banda encabezada por Vince Neil había llevado hacía tan solo unos meses ya no era bienvenida y los miembros de Warrant estaban a punto de descubrirlo por las malas.


“Recuerdo que un día destrozamos un vestuario en alguna ciudad”, recuerda el guitarrista, Allen. “Al día siguiente, entramos al camerino y no había catering, no había cerveza, no había nada. Entonces, Tommy Lee entró con una bandeja. Tenía mierda en ella. Y va y nos dice: 'Mirad, me he enterado que teníais hambre, ¡ahí tenéis!'”.


Parece que, desde entonces, la banda pilló el mensaje. “No sé si ellos acabaron pagando la factua o si les echaron la bronca, pero lo que nos querían decir era: 'No hagáis eso'”, continúa. “La verdad es que fue bastante gracioso, ¿no crees? Porque podría haber sido un castigo del tipo: 'Mirad, vamos a quitaros diez minutos de concierto' o 'No vais a tener luz ni sonido'”.


Eso sí, según Steven Sweet, no todo era lo que parecía: “Para ser honesto, aunque se supone que estaban sobrios, yo creo que los chicos de Crüe no dejaron nunca de ir de fiesta, supongo que solo pararon de meterse heroína”.



RockFM