ROCKUMENTALES

La controversia de los Rolling Stones

‘Crossfire Hurricane’ es el documental con el que los británicos celebraron su cincuenta aniversario hace casi ocho años y que ya deberías haber visto.
Imagen de la portada de ‘Crossfire Hurricane’.

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

“I was born in a crossfire hurricane”… Así arranca la letra de ‘Jumpin’ Jack Flash’; una canción publicada seis años después de la fundación del grupo en 1962. Cincuenta y ocho años más tarde, los Stones siguen en activo, hace unas semanas publicaban su primera composición inédita desde 2012 y ahora mismo deberían estar de gira por Estados Unidos y Canadá, si el coronavirus no les hubiera obligado a posponerla.

Eso sí, aunque los Rolling Stones tienen más de medio siglo de vida, ‘Crossfire Hurricane’ va directo al meollo de la historia: desde su fundación hasta el año 1981. Así, producido por Mick JaggerKeith RichardsCharlie Watts y Victoria Pearman, el documental fue dirigido por Brett Morgen, que años más tarde dirigió el también muy recomendable ‘Kurt Cobain: Montage Of Heck’. Pero si piensas que los músicos pasaron por encima de sus momentos más controvertidos, te equivocas. Porque, tirando de imágenes de archivo y de entrevistas inéditas hasta la fecha, el director recuerda cómo los medios de comunicación los comparaban constantemente con los Beatles, cómo murió Brian Jones, cómo murió [asesinado] un asistente en el macrofestival gratuito de Altamont, además de su exilio fiscal en Francia y sus respectivas adicciones a drogas (y mujeres).

Una coverband 
Hasta que los Beatles no empezaron a petarlo haciendo canciones propias, la mayoría de bandas británicas de los sesenta como los Stones se juntaban para hacer versiones y la gente iba a verlos: “La primera noche, había ochenta personas, la segunda 120 y a la tercera ya eran filas de personas que no podían entrar”, recuerda Mick Jagger. “Los Beatles eran los héroes, así que nosotros teníamos que ser los villanos”. Según el cantante, fue el productor y manager de la banda, Andrew Loog Oldham, el que los convirtió en los “anti-beatles”, encerrándoles -eso sí- para que compusieran sus propias canciones como hacían los músicos de Liverpool, aunque con una pose bastante más rebelde.

La histórica ¿expulsión? 
Como dice en el documental, Brian Jones nunca quiso ser una estrella del rock. Eso sí, según Mick Jagger, “consumía drogas como los demás, aunque no las correctas” (muchas veces no iba a ensayar y a veces “iba”, pero estaba “ido”). Así, al aportar prácticamente ya sólo roces con el resto de sus compañeros, Brian Jones dejó la formación y apenas tres semanas después murió ahogado en su propia piscina.

El grupo como salvación
Drogas como la marihuana, el LSD, la cocaína y la heroína fueron una constante en los primeros años de vida del grupo, pero en ‘Crossfire Hurricane’ es el propio Mick Jagger el que recuerda cómo casi pierden su libertad por un chivatazo. Era mayo de 1967 y el cantante fue a la casa que Keith Richards tenía en Sussex; al sur de Inglaterra. Allí, y en pleno colocón de ácido, la policía hizo acto de presencia, después de que un periodista informase de las posibles sustancias ilícitas que guardaba en su morada de Redlands el guitarrista de los Stones. Mick y Keith fueron arrestados, y tras dictaminarse su ingreso en prisión, cada uno fue enviado a un centro penitenciario, aunque debido a su estatus de estrellas del rock, apenas estuvieron un día entre rejas. Diez años más tarde, a Keith le volvieron a cazar llevando heroína en Canadá y fue entonces cuando decidió desintoxicarse por el bien del grupo: “Los Rolling Stones me salvaron”, asegura Keith en el documental. Y es que, si hubiese tenido que ir a la cárcel, la banda tendría que haber llegado a su fin.

A pesar de los pesares, los Stones siguen en la carretera y Keith Richards ha dejado de fumar a los 76 años de edad. Vamos, que ni una pandemia mundial puede con ellos…

RockFM