5 cosas que (tal vez) no sabías de Lemmy (Motörhead)

Por sus sangres corría algo más que rock and roll. Compartimos contigo algunas curiosidades del "Padrino del heavy metal"
ctv-e6t-lemmy-curiosidades
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Hablar de Motörhead es hablar de Lemmy Kilmister, un tipo que decía de sí mismo cosas del estilo de: “No he sido un buen chico, me divertido demasiado”. Un artista que no solo generaba admiración en los otros, sino también simpatía. Y porque lo cortés no quita lo valiente, quienes conocieron a Lemmy no solo reconocen su encarnación salvaje del rock and roll sino, también, su lado más tierno y cercano. Dave Grohl (NirvanaFoo Fighters, y gran admirador de Lemmy) se quedó conmovido, e impresionado, cuando se encontró a Lemmy en un local de Los Angeles. Su amigo y compañero, Kurt Cobain, se había quitado la vida unas semanas antes, y la banda estaba devastada. Dave Grohl recuerda de aquel día: “ No me conocía de nada, y cuando me vio, se acercó a mi y me dijo, ‘chico, lamento mucho la perdida de tu amigo’. Me admiración por él no hizo sino aumentar”. Hoy recordamos algunas de las anécdotas y curiosidades más peculiares del Sr. Lemmy Kilmister.

1) Su bajo era como el martillo de Thor: solo los dignos podían tocarlo. Frank Bello, bajista de Anthrax, recuerda como el día que tocó por primera vez un par de notas (bueno, en realidad solo una) del bajo de Kilmister: “Estábamos de gira juntos, y yo me pasaba horas viendo como Lemmy se subía al escenario en las pruebas de sonido. Un día me vio y me dijo, ‘acércate’. Subí al escenario y me animó a que tomara el bajo. Lo hice y, mientras tanto, no me di cuenta que subió el volumen del amplificador. Cuando toqué la primera nota, fue tal la potencia que salió de allí, que me caí de culo. Lemmy se rió y me ayudó a levantarme. Acabamos tomando algo y charlando”.

2) Entrega especial de cumpleaños. Toni Iommy (Black Sabbath) debe tener muchos y buenos recuerdos de Lemmy, pero hay uno de lo más peculiar: “Recuerdo un día que Lemmy entró en el camerino con una tarta de cumpleaños para mi. Pero no era el Lemmy que podías esperar: llevaba un vestido negro, medias, tacones y maquillaje. ¿Acaso yo le gustaba? No creo, simplemente es Lemmy”. 

3) El día que presenció un avistamiento ovni. “En 1966, un día volviendo de los North York Moors (un parque nacional de Yokshire, Inglaterra) vi una cosa apareció en el horizonte y se detuvo súbitamente ante nosotros. Acto seguido pasó de estar completamente parado a moverse a máxima velocidad. No tenemos una aernoave que se mueva tan rápido. Por cierto, en aquello tiempos ni siquiera bebía cerveza. Aquello fue muy revelador para mi”.

4) Por sus venas no solo corría rock and roll. Allá por 1981, Lemmy pensó que, después de 15 años de excesos, una transfusión completa de sangre serviría para “refrescar todo su sistema"… Pero, no: “El médico que ma atendió me dijo que no había sangre humana en mi sistema. Parecer ser que se volvió tan tóxica, de todo el alcohol y el speed que consumí, que sangre fresca me mataría”.

5) El origen de su apodo: Lemmy. Su nombre era Ian Fraser Kilmister, pero todos le conocían como Lemmy. ¿Por qué? Bueno, parece que se debía al hábito que tenía de pedirle prestado dinero a sus compañeros de clase para jugar a las máquinas tragaperras. En inglés la expresión sería “lend me”, y eso acabó derivando en Lemmy.

RockFM