¿Cuándo apareció el icónico bigote de Freddie Mercury?

El bigote de Freddie Mercury se convirtió en una de sus señas de identidad pero, ¿cuándo apareció?
¿Cuándo apareció el icónico bigote de Freddie Mercury?

Tiempo de lectura: 2’

A la hora de representar a Freddie Mercury, hay una serie de señas de identidad que todo el mundo reconoce y tiene presentes. Una de ellas es su icónico bigote, una característica que acompañó, durante mucho tiempo, al cantante y que se convirtió en parte de su imagen, en el imaginario colectivo, para siempre. ¿Cuándo apareció? Para descubrirlo tenemos que remontarnos a comienzos de 1980.

Fue en enero de este año cuando Queen publicó "Save Me", un tema que palidece ante el siguiente single que publicaría la banda, "Play the Game" el 30 de mayo de aquel año. Sin embargo, resulta interesante destacar que el tema se convirtió en la primera pieza de la banda inglesa en llevar un sintetizador. Además, su videoclip causó un gran revuelo, y es que su cantante estaba muy cambiado.

Freddie Mercury se había cortado el pelo y se había dejado de pintar las uñas. En aquel "Save Me", parte del álbum 'The Game' que vio la luz en junio de 1980, Freddie Mercury estaba distinto, cambiado, había dado un giro de 180º que no le gustaba a todo el mundo. ¿Le importaba al cantante lo que pensara la gente? Desde luego que no.

Lo cierto es que su aspecto estaba inspirado en la moda de los locales nocturnos de San Francisco en aquel momento. Su cambio, en realidad, no significaba una gran transformación personal ni nada por el estilo, más allá de afirmar su identidad, quién era y lo que le gustaba. "Cuando miro a toda esa pintura de uñas negra, el chifón y el satín, no dejo de pensar, '¡Dios! ¿Qué estaba haciendo?'", llegó a decir el cantante en su momento.

Lo cierto es que a muy poca gente le gustó el nuevo look del cantante. Cuenta la historia que algunos fans llegaron a llevar cuchillas de afeitar al músico y se las tiraban al escenario. En cierto momento, durante un concierto, Freddie miró a sus fans y les dijo: "¿Os gusta este bigote, chicas? ¿A los chicos os gusta? Un montón de gente lo odia, me importa una mierda. En realidad... ¡es mi bigote y me lo voy a quedar".

¿Y sus compañeros de banda? A Brian May, Roger Taylor y John Deacon les daba bastante igual lo que Freddie Mercury hiciera con su imagen. Ellos sabían que, a fin de cuentas, esa era su manera de expresarse tal y como era, de ser él mismo en un mundo en el que le costó muchos años poder desvelar su identidad al 100%. "Un hombre se deja crecer un bigote, no es para tanto", dijo Taylor en su momento. "No nos molestó en absoluto, podía hacer lo que él quisiera".

Al final, aquel bigote se convertiría en una de las señas de identidad más icónicas de la historia del rock y de la música en general. Quizás fue justo eso, el hecho de que a Freddie le daba igual lo que pensaran de él, lo que le hizo ser recordado de esta manera.

RockFM