La curiosa historia de la funda de guitarra de Jimmy Page: perdida y encontrada tras 47 años

Cuando Jimmy Page perdió la funda de su guitarra, no se imaginaba que volvería a él casi 50 años después
e guitarra de Jimmy Page: perdida y encontrada tras 47 años

 

Tiempo de lectura: 3’

¿Alguna vez has perdido algo y has pensado que no ibas a volver a verlo nunca más? Eso es lo que le sucedió, seguramente, a Jimmy Page, guitarrista de Led Zeppelin, cuando su funda de guitarra desapareció. Sin embargo, lo que seguramente no se esperaba era que, pasados 47 años, volviera a encontrarse con ella por casualidades de la vida. 

Nuestra historia comienza cuando un fan de Led Zeppelin decidió, a través de las redes sociales, contar cómo se había hecho con la susodicha funda y, también, cómo se decidió a devolvérsela a su legítimo propietario. Comencemos por el final, cuando, un buen día, aparecieron unas fotos del músico Jeff Curtis posando junto a un feliz Jimmy Page junto a esta funda de guitarra. Curiosamente, este material le había sido entregado por un roadie del batería de Led Zeppelin, John Bonham, en el años 1972.

El incidente ocurrió en verano de aquel año, un 14 o 15 de junio, fechas en las que Led Zeppelin iba a tocar en el Nassau Coliseum de Nueva York. Habiéndose encontrado con el roadie de la banda, Mick Hinton, el año anterior, Curtis quiso llamarle para quedar después del concierto y, de paso, enterarse de todo lo que había acontencido en el concierto. 

"Me dio un venzado y me atreví a preguntarle si podía acercarme y ayudarle a guardar el equipo", relataba Curtis. "Para mi sorpresa, dijo que sí", explico. ¿Qué es lo que hiz Hinton? Tirarle un estuche de guitarra, para que los miembros del equipo de seguridad se pensaran que trabajaba en el concierto y le dejasen pasar. 

"Tras los pocos minutos que nos tomó guardar las baterías, va y me dice: 'Puedes quedarte con la funda'. ¡Me quedé sin palabras cuanto menos! '¿Dónde irá la guitarra?'. Me cogió y me llevó la guitarra número uno de Page en su nuevo estuche. El que me habían dado lo iban a descartar aquella noche porque tenía algunos golpes y ya no podía proteger la guitarra. ¡Eso sí que era estar en el lugar adecuado en el momento adecuado!", recuerda Curtis. 
.
Rápidamente, nuestro protagonista se dio cuenta de que no podía hablarle a nadie de lo que tenía entre sus manos: "Guardé ese secreto durante 47 años, temiendo porque alguien robara mi casa o, peor, que me amenazara para robarla", explicaba. "Por esa razón, decidí que ya no quería tener la funda de la guitarra", continuaba. "Aunque tendrá mucho valor monetario para un coleccionista, tampoco quería venderla porque hacer dinero con la fama de otra persona va contra mis principios. Decidí que quería devolversa personalmente a Jimmy Page. Pero, ¿cómo iba a conseguirlo?", sigue diciendo. 

Justo entonces, Curtis tuvo una oportunidad de oro, dado que la Les Paul de Page iba a ser parte de una exhibición en el Museo de Arte de Nueva York. Como es un tipo resuelto, Curtis se puso en contacto con el curador del evento, que pasó fotos y detalles de la funda a Page. "Dos semanas después, me llama un caballero, Perry, que trabaja con Jimmy", continuaba. "Me propuso quedar en persona para examinar el objeto y tomar fotos más detalladas. Un mes después, me dijeron que Jimmy quería verme y que le devolviera la funda".

De aquella manera, ambos quedaron en un hotel y pasaron una hora juntos, además de con la familai del fan. Nada más ver la funda, a Page se le cambió la cara: "Su mirada no tenía precio. '¡Qué buenos recuerdos me trae! ¡Muchas gracias!'"

"En persona, fue un hombre cándido y muy educado", decía Curtis. "Hablamos de Led Zeppelin, me preguntó por mis influencias musicales, les preguntó a mis hijas qué tipo de música les gustaba y otros temas. Puedo decir, honestamente, que después de los primeros minutos, se me pasaron todos los nervos y sentí que estaba con un viejo amigo"

¿Qué fue lo mejor de todo? Que Curtis no se fue con las manos vacías porque Page le llevó varios regalos para él. Y es que, aunque sea tarde, hacer lo correcto a veces tiene premio. 

RockFM