El día que Bono la lió con su sombrero

Se podría decir que el complemento era "un sombrero de altos vuelos" 
ctv-yds-sombrero-bono

Tiempo de lectura: 2’

Hay ciertas cosas que para Bono tienen una importancia especial: la difícil situación de África, la condonación de la deuda a países del tercer mundo o la lucha contra el SIDA son algunos de los ejemplos que le han llevado a ser considerado uno de los músicos más comprometidos con las causas solidarias. Pues bien, la importancia que tienen estas causas para Bono se quedan a la altura del betún si son comparadas con uno de los complementos más icónicos del cantante: su sombrero.

Año 2003. El tenor Luciano Pavarotti invitó al cantante de U2 a participar en un concierto solidario en Módena para recaudar fondos y ayudar a los iraquíes sin hogar víctimas de la guerra. Bono aceptó el ofrecimiento del italiano, ya que, como hemos dicho, el cantante es una persona muy comprometida, pero una vez llegó a su destino se dio cuenta de una cosa: se había dejado su Trilby en Londres.

Este sombrero de ala estrecha está asociado a gente de clase alta y artistas como Frank Sinatra, Leonard Cohen o The Blues Brothers, que son algunas de las personalidades famosas que lo han llevado. 

Hemos recalcado la importancia que esta prenda tiene para el cantante, tanta que lo que hizo es más cercano a la excentricidad que al apego que cualquiera pueda sentir por un objeto: pagar un billete de avión en primera clase para que su sombrero volara hasta Módena. La tripulación se preocupó de que el sombrero viajara en la cabina del capitán para evitar cualquier tipo de riesgo de que el Trilby pudiera ser aplastado.

130 euros le costó el taxi que fue a recoger su sombrero al hotel y que lo llevó al aeropuerto de Gatwick, 583 el billete en primera clase y unos 198 euros el otro taxi que llevó el sombrero desde el aeropuerto al lugar del concierto. 
Si a todo esto le sumamos unos 265 euros de los seguros, las tasas y las propinas que tuvo que pagar para que “su tesoro” llegara sano y salvo a Módena, la broma asciende a casi 1200€, calderilla para Bono si tenemos en cuenta que U2 es una de las bandas que más ingresos consigue durante sus giras, tal y como recoge la lista Forbes. De hecho, en el ranking publicado en 2018 el grupo se situó en el primer puesto, con unos ingresos que alcanzaban los 103 millones de euros. La fortuna de Bono alcanza los 615 millones de euros.

¿Haría lo mismo The Edge si se le olvidara su singular gorro?

RockFM