El día que Bruce Dickinson cantó con Rosendo, Yosi o Fortu gracias a El Pirata

En 1996, vivimos un momento espectacular cuando Bruce Dickinson tocó con Rosendo, Yosi, Fortu o Jose Carlos Molina en una improvisación
El día que Bruce Dickinson cantó con Rosendo, Yosi o Fortu gracias a El Pirata

 

Tiempo de lectura: 3’

A veces, en la historia del rock, vivimos momentos irrepetibles que mercen ser recordados por sus épicas dimensiones. Es bien sabido que, desde los '80, Bruce Dickinson, vocalista de Iron Maiden, ha tenido una relación especial con bandas españolas como Barón Rojo y que le tiene un cariño especial a nuestro país. Sin embargo, lo que quizás no sepas es que, en 1996, el vocalista de subió a tocar con Rosendo, Yosi (Los Suaves), Fortu (Obús) y Jose Carlos Molina (Ñu). Todo gracias a El Pirata

Juntos, estos músicos tocaron "Johnny B. Goode", el clásico de Chuck Berry que tiene la mágica capacidad de unir, a través del rock and roll, a un tipo criado en Carabanchel y a otro de Workshop, Reino Unido. Y es que, pese a lo distintas que hayan podido ser sus circunstancias, lo diferente que pueda llegar a ser su estilo o lo particular de sus influencias, Chuck Berry ha sido, a lo largo de la historia del rock, un nexo de unión entre músicos y fans de muy diferente partes del mundo. 

Sin embargo, ¿cómo sucedió este curioso encuentro? Nadie lo sabe mejor que el hombre que lo orquestó todo, El Pirata. "Cuando el año acababa, en La Emisión Pirata hacíamos una consulta a la audiencia para saber cuáles habían sido los personajes mas relevantes (del año). Quién había destacado como bajista o cantante así como en todos los demás instrumentos, cuál había sido el mejor disco del año, el mejor concierto... Vaya, todas esa cuestiones que se plantean en este tipo de encuestas. Con lo que salio de aquella consulta hicimos una fiesta por todo lo alto, aunque mi intención era que fuera lo mas reducida posible, solo quería como asistentes un pequeño grupo de fieles oyentes del programa", explica. Sin embargo, las cosas estaban a punto de cobrar un cariz de lo más histórico, emblemático y espectacular. 

Lo primero que hacía falta era conseguir un lugar donde realizar aquel brutal evento: "Le pedí prestada a un viejo amigo mío, el gran Jose Aparicio, su sala de bakalao -sí, sí de bakalao- que dirgia en el centro de Madrid". La asistencia al evento fue de lo más variopinta: "Allí nos reunimos maximo doscientas personas, solo la mitad eran oyentes y los demás, músicos, técnicos y gente de la profesión", narra El Pirata. 

Lo que poca gente sabía era que estaban apunto de vivir un momento de lo más histórico que iba a surgir casi de manera esponánea. "Sobre aquella fiesta podra escribir un libro, de hecho algo quedó reflejado en un capitulo de 'Siempre Rock', el segundo de mis libros publicados, pero trataré de resumir. Saratoga y Los Suaves eran las bandas que estaba previsto que tocaran y había un backline dispuesto por si espontaneamente surgia una jam, que surgió, vaya que si surgió".

¿De quién fue la idea de que todos estos grandes músicos se pusieran a tocar juntos? El Pirata lo recuerda con toda la nitidez del mundo: "La idea de esa irrepetible jam, que dio la vuelta al mundo salió del mismisimo Bruce Dickinson", narra. "Bruce voló a Madrid para recibir los honores de haber sido elegido por la audiencia de La Emisión Pirata como el mejor cantante internacional del año. Fue durante su tiempo fuera de Maiden, mientras se curraba su propia carrera que por mucho empeño y energia que le puso, no le salió bien". Dickinson había abandonado Iron Maiden en 1993, y, hasta su regreso en 1999, publicó cuatro discos en solitario, 'Balls To Picasso' (1994), 'Skunkworks' (1996), 'Accident of Birth' (1997) y 'The Chemical Wedding' (1998). De aquella etapa en solitario lo más destacado, quizás, fue su single "Tears of the Dragon" o su concierto en Sarajevo durante la Guerra de los Balcanes. 

Bruce estaba allí, solo le faltaba proponer tocar con todos aquellos artistas: "Vino a recoger su trofeo y, cuando vio que había instrumentos sobre el pequeño escenario, me pidio con toda la humidad posible, que les pidiera a los musicos españoles que le dejaran tocar con él. Cuando se lo comuniqué a los presentes, flipaban. Ademas de Saratoga y Los Suaves estaban en la fiesta otros musicos que, galardonados o no, se presentaron, aunque no estaba previsto ke tocaran. Total, que en dos o tres minutos, los pocos metros cuadrados de aquel escenario se llenaron de figuras importantes del rock. Mimi de A Palo Seko, Jose Carlos Molina de Ñu, Fortu de Obús, Niko del Hierro de Saratoga,Yosi de Los Suaves y, por supuesto, Bruce Dickinson".

Sin duda, se trata de un momento histórico que, en una pequeña sala de Madrid, quedó para la historia. El mismo Pirata de avisa: "Lo que vas a ver es absolutamente irrepetible, una gran pléyade del rock nacional junto a uno de los mejores cantantes de la historia en un jam que, de verdad, no tiene precio, vas a ver oro puro". Disfruta de este gran momento. 

RockFM