El día en el que Elvis conoció a Richard Nixon

El Rey y el presidente se encontraron en una reunión de la que Elvis saldría convertido en agente federal
ctv-e3a-elvis-nixon

Tiempo de lectura: 2’

En 1970, Elvis todavía era considerado una gran estrella de la música y Richard Nixon era el presidente de Estados Unidos. Lejos de la imagen final que ha quedado del político por culpa de escándalos como el de Watergate, en aquella época, Nixon tenía una buena imagen pública y, por lo general, era querido por el pueblo americano. En esta época, también, las organizaciones gubernamentales se encontraban librando una encarnizada lucha contra las drogas, símbolo de rebeldía juvenil. Con todos estos elementos en la mezcla se produjo una de las imágenes más curiosas de la historia de rock. La de el músico y el político dándose la mano en el Despacho Oval.

Presley tenía la extravagante afición de coleccionar armas, así como placas policiales y una, aún desconocida, adicción a varios medicamentos. Sin embargo, el cantante aún necesitaba una última pieza para su colección, el título que correspondía a los agentes federales de la división de Narcóticos y Drogas Peligrosas. Según su ex mujer, Priscilla Presley, “la placa representaba una especie de poder definitivo para él. Con ella él pensaba que podría entrar en cualquier país portando las armas y las drogas que quisiese”. Fuera esto cierto o no, la realidad es que Elvis estaba decidido a conseguirla.

Después de una pelea con su familia, el cantante voló de Memphis a Washington y de ahí a Los Ángeles. Sin embargo y sólo después de un día en la ciudad californiana, Presley decidió que tenía que volver a la capital. Durante su vuelo, decidió escribir una carta dirigida a Richad Nixon en la que le ofrecía su ayuda además de declarar que tenía ganas de conocerle. Al poco de aterrizar, el músico dejó su carta en el buzón de la Casa Blanca. Elvis pensaba quedarse en Washington todo el tiempo que necesitara para conseguir que se le reconociera como agente federal.

ctv-xqx-elvis-nixon-3

Mientras el Rey intentaba persuadir, sin éxito, al jefe del departamento de Narcóticos y Drogas Peligrosas para que le diera una placa, el secretario del presidente, que resultó ser fan de la música de Elvis, consiguió convencer a sus superiores de que la reunión entre ambos tuviera lugar. Así fue, el día 21 de diciembre de 1970, Presley se dirigió al Despacho Oval.

El cantante le llevó un regalo al presidente, una pistola de la Segunda Guerra Mundial que, por desgracia para el músico, le fue confiscada por el servicio secreto. Sin embargo, el encuentro fue todo un éxito para ambos. Elvis le enseñó a Nixon toda su colección de placas policiales y le pidió ser nombrado agente federal. El presidente, algo desconcertado, decidió concedérsela y, mientras esperaban, hablaron sobre varios asuntos, entre ellos, de The Beatles. Presley calificó a los de Liverpool de antiamericanos y declaró estar “de lado del presidente” de manera emotiva.

Cuando la placa apareció, Elvis se puso tan contento que le dio un abrazo a Nixon. Además, le pidió al presidente que dejara entrar a sus guardaespaldas para disfrutar con él del momento. Cuando el político abrió su cajón para hacerles un regalo, Presley presionó para que los dos recibieran los obsequios más valiosos.

ctv-fsh-elvis-nixon-2

Esta reunión no se hizo pública hasta un año después de que sucediera y las fotos de esta no vieron la luz hasta 1988, cuando Elvis ya llevaba mucho tiempo fallecido y Nixon ya no era presidente. La placa, por cierto, era honoraria y, a efectos prácticos, no tenía ningún valor, pero sí que nos permitió poder ser testigos de uno de los momentos más extraños de la historia del rock.

Artistas relacionados

RockFM