El día en el que Extremoduro se convirtieron en pioneros del “crowdfunding”

No todo es tan nuevo como parece 
ctv-yn8-extremoduro-2014

Tiempo de lectura: 2’

A día de hoy, existen infinidad de plataformas online para llevar a cabo acciones de crowdfunding, es decir, micromecenazgo. Para los que no estén familiarizados con el término, pongamos un ejemplo. Si una banda quiere lanzar un disco pero no tiene dinero para poder costearse la grabación, puede comenzar una campaña en la que, a través de internet, puede recibir donaciones a cambio de recompensas que la banda provee. Estas son múltiples y dependen de la cuantía de la donación: el disco en formato físico, una camiseta, un concierto privado o entradas VIP para los conciertos de la gira de promoción son algunas de las más acusadas. 

Sin embargo, en 1989 esta clase de propuestas todavía no existían y muchos grupos se quedaban en la estacada por no tener dinero para poder grabar un álbum. Una de las formaciones que luchaban por salir adelante era la liderada por Robe Iniesta, que, en aquel momento, contaba con Luis Von Fanta a la batería y Gonzalo “Salo” al bajo. En efecto, se trataba de Extremoduro. El trío no tenía dinero para grabar una maqueta y no sabían de donde sacar el dinero para seguir adelante. Entonces, Luis tuvo una idea brillante.

La banda hizo unas papeletas que vendieron a 1000 pesetas. Esta inversión garantizaba, para quien lo comprara, una versión física de la maqueta una vez estuviera acabada. El plan no pudo salir mejor y Extremoduro vendió 250 papeletas, recaudando un cuarto de millón que les permitió entrar 'Rock Transgresivo' en los estudios Duplimatic. Este disco les sirvió para poder llegar a la final nacional de un concurso de músicos, así como para ser fichados por su primera discográfica, Avispa. 

Con ellos, publicaron 'Tú en tu casa, nosotros en la hogera', un plástico con el que no quedaron nada contentos y que volvería a grabarse en 1994, bajo el título original de la primera maqueta pero con un sonido de mejor calidad y nuevas pistas de instrumentación. El LP se acabaría convirtiendo disco de oro al vender más de 50.000 copias. Sin embargo, esto no hubiera sido posible de no haber sido por aquellos 250 desconocidos que, en su día, decidieron convertirse en los mecenas de la banda de Plasencia. 

RockFM