El día que Freddie Mercury fue a un bar nocturno con Lady Di

El músico y la princesa vivieron una alocada aventura en la noche londinense. 
ctv-1tq-freddie-mercury-recortado-2
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Freddie Mercury es uno de los mejores artistas de todos los tiempos y hay motivos de peso para decir esto: su banda logró vender millones de discos, su registro vocal le hizo ser un cantante único y compuso una de las mejores canciones de la historia. Todo esto queda recogido en la exitosa película 'Bohemian Rhapsody', pero no todas las anécdotas de las que fue protagonista Mercury aparecen en este film.

Las disputas con Sid Vicious, la grabación con Michael Jackson en la que el rey del pop llevó una llama andina al estudio, o cómo surgió la icónica foto en la que Mercury sale a hombros de Darth Vader.

La anécdota que tampoco aparece en la película es la que contamos hoy: la noche en que Freddie Mercury llevó a Lady Di a un bar nocturno frecuentado por gays. 

Diana de Gales tenía una buena relación con muchas celebridades de la Inglaterra de los años 80 y una noche se encontraba en casa del cómico británico Kenny Everett junto con el cantante de Queen y la actriz cómica Cleo Rocos. Los cuatro estaban viendo una reposición de Las Chicas De Oro y, entre copa y copa, jugaban a doblar los diálogos y hacerlos “más atrevidos” que los originales. La noche estaba siendo magnífica y se les ocurrió que podían seguir la fiesta en en Vauxhall Tabern Pub, un club gay de la capital, pero claro ¿cómo va a pasar desapercibida la futura Reina de Inglaterra en un club de ambiente que está en pleno centro de Londres? Ante la insistencia de Lady Di, Mercury tuvo que acceder y sentenció con la frase: “Dejemos que la chica se divierta”.

ctv-gtk-freddie-mercury-lady-di-02

El outfit elegido para intentar camufla a Lady Di fue una chaqueta militar, una gorra de cuero para esconder su inconfundible pelo rubio y unas gafas de sol que no se quitó en toda la noche. Y allí estaban, la que sería en un futuro la reina de Inglaterra, Freddie Mercury y los cómicos Kenny Everett Cleo Rocos en un taxi camino al club.

Cuando llegaron a la puerta del Vauxhall el disfraz funcionó perfectamente ya que nadie la reconoció y pasaron sin ningún problema al interior del pub. La princesa tomó una copa de vino blanco y una cerveza y siendo frecuentes las peleas que había dentro del pub, el tiempo que pasaron allí fue menos de una hora allí. Cuando consideraron que la travesura ya estaba consumada, los tres acompañaron a Lady Di al palacio de Kensington donde llegó con la gorra, la chaqueta y las gafas de sol.

A la mañana siguiente la princesa devolvió su disfraz con una nota que decía “Tenemos que repetir”.

Seguro que si esta escena hubiera sido incluida en la película 'Bohemian Rhapsody', nadie creería que ocurrió de verdad.

Artistas relacionados

RockFM