El día que en el que un concierto de Green Day se convirtió en una batalla de barro

Este accidente sucedido en Woodstock '94 cambiaría su carrera para siempre.
ctv-zaj-green-day-woodstock-2

Tiempo de lectura: 2’

Nadie duda de que 'Dookie' es uno de los mejores discos de Green Day. El álbum, publicado en 1994, gozó de un gran éxito y le reportó una considerable gira a la banda. Sin embargo, Billie Joe Armstrong y los suyos aún tenían que pasar por uno de los conciertos clave de su carrera. Siguiendo la estela de Hendrix, The Who o Joplin, Green Day iba a tocar en la edición de Woodstock de 1994. Lo que la banda no se podía imaginar, es que acabarían, literalmente, hundidos en barro.

La circunstancias eran las siguientes: Woodstock había sido presa de una intensa lluvia durante aquellos días, convirtiendo el recinto en un sucio barrizal, Bob Dylan hacía su primera aparición en el festival después de haber rechazado participar en él en 1969 y, la noche anterior, el público pudo disfrutar de conciertos de Aerosmith y de Metallica.

Fuera del escenario principal, y mientras muchos de los fans se habían marchado a ver a Dylan y a los Allman Brothers, una numerosa legión de jóvenes punkis se preparaba para escuchar el set de Green Day, que se presentaban como una de las grandes promesas del punk rock del momento. El concierto comenzó con un contundente “Welcome to Paradaise” y Billie Joe Armstrong bromeando con el público y pidiéndoles que hicieran la ola. Sin embargo, 15 minutos después de comenzar su set, ocurrió lo inesperado. A alguien se le ocurrió lanzar barro al escenario y todo el mundo comenzó a seguirle. El concierto se había convertido en un bombardeo.

Aunque los miembros del staff intentaron frenar los proyectiles con una lona, no pudieron evitar que el lodo comenzara a impactar sobre los miembros de Green Day. Las canciones se sucedían mientras el escenario comezaba a estar cada vez más lleno de barro. El cantante, el bajista y el batería lucían casi tan sucios como los miembros de la audiencia.

ctv-2ic-green-day-woodstock

En cierto momento, Billie Joe Armstong dejó su guitarra de lado para comenzar a lanzar proyectiles al público. El músico iba de un lado a otro, recibiendo, sin remedio golpes de lodo mientras intentaba, tomándoselo a risa, contraatacar con la suciedad que encontraba en el escenario. Después de enseñar el culo y aporrear el micrófono contra el suelo, lo siguiente que hizo fue espetar un contundente “Hey, look at me, I'm a fucking idiot”, de fácil traducción.

Entonces, después de jugar un poco más y de cantar los estribillos de “We're Not Gonna Take It” y de “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party)”, el cantante comenzó a meterse con el público en tono de broma mientras algunos de ellos comenzaban a invadir el escenario. Todo se había descontrolado en exceso y la banda puso punto final a su actuación. Sin embargo, este no fue el final de las desgracias, porque Mike Dirnt, bajista de la formación, fue confundido con un fan por uno de los miembros de seguridad, que le placó sin dudarlo rompiéndole un diente en el proceso.

Como si de una guerra se tratase, los componentes de Green Day fueron evacuados del recinto en helicóptero, medio de transporte que, por cierto, aterraba a Bille Joe Armstrong. Sin embargo, este concierto se convirtió en un punto de inflexión en la carrera de la banda, ya que, a partir de entonces, 'Dookie' comenzó a subir a lo más alto de las listas de ventas y el grupo, como todos ya sabemos, se acabaría convirtiendo en un fenómeno de masas.

Artistas relacionados

RockFM