El día que recibir un balazo inspiró a Mick Jagger a escribir “Brown Sugar”

El cantante de los Stones vivió una experiencia de lo más curiosa
ctv-uho-mick-jagger-1

Tiempo de lectura: 2’

Nos encontramos en 1969. Mick Jagger vuela a Australia para actuar en la película Ned Kelly en la que hará por primera y última vez de protagonista cinematográfico. La cinta no tuvo la acogida esperada y, de hecho, no funcionó ni para la crítica ni a nivel comercial. ¿Cuál es la parte buena? Que sin ella no existiría “Brown Sugar”.

El 20 de agosto de 1969, mientras Jagger rodaba una escena en la que “tenía que disparar a un montón de policías”, la pistola de fogueo que el músico estaba usando se disparó y provocó que el bueno de Mick acabara con una bala de metal entre los dedos índice y el corazón de su mano derecha. Todo esto llevó a un largo periodo de rehabilitación. 

Estaba intentando rehabilitar mi mano y tenía una guitarra eléctrica nueva”, contó Jagger. “Estaba tocando en medio de la nada y acabé escribiendo este tema”. Mick se refería, como ya imaginarás, a “Brown Sugar”. Por lo demás, todo salió mal en la película, Jagger era inglés y no australiano como en la película, la actriz que iba a hacer de hermana de Kelly, Marianne Faithfull -más conocida por el gran público como la señora que canta el “lalalalalalala” del estribillo en “The Memory Remains” de Metallica- intentó suicidarse tomando 150 pastillas y acabó en coma durante seis días. 

A Mick Jagger, por cierto, no le gustó nada la película: “Fue una pila de mierda. Solo participé en ella porque no tenía nada más que hacer. Nunca sabes cuando una película va a ser una mierda y cuando te das cuenta todo lo que puedes decir es: 'Bueno, ha sido una porquería' e intentar asegurarte de que nunca más harás algo así"

Así nació “Brown Sugar”, el único legado de la película de Ned Kelly. Su título, según se dice, fue inspirado por la actriz afroamericana Marsha Hunt, con la que Jagger tuvo una aventura y después un hijo, así como por la heroína. El tema tocaba muchísimos tabús de la época y fue una canción de lo más polémica, aunque, a día de hoy, es todo un clásico de los Stones. 

RockFM